Nigerianos asesinados encontrados sufriendo al pie de la cruz, dice el obispo en el funeral

Nigerianos asesinados encontrados sufriendo al pie de la cruz, dice el obispo en el funeral

OWO, Nigeria (CNS) – Los católicos que asistieron a Misa en la Iglesia St. Francis Xavier en Pentecostés no sabían cuánto costaría participar en el sufrimiento de Jesús, dijo el obispo Emmanuel Badejo de Oyo.

“Cuánto entendemos cuando nos dice: 'Llegará el tiempo en que cualquiera que os mate pensará que está haciendo un santo servicio a Dios'”, dijo el obispo Badejo, citando el Evangelio de San Juan durante la reunión de junio. 17 Misa funeral por muchas víctimas de la masacre en la iglesia. "Es posible que no hayamos tenido idea hasta ahora de qué forma extrema podría tomar esto".

Cientos de personas se reunieron para el funeral y entierro de muchas víctimas: al menos 50 murieron cuando los hombres armados pasaron de 20 a 25 minutos en la iglesia el 5 de junio. Entre los que asistieron a la misa en el salón parroquial de St. Francis se encontraba el obispo Jude Arogundade de Ondo, la diócesis en la que se encuentra Owo, así como el gobernador de Ondo. Arakunrin Akeredolu.

El obispo Badejo nombró a algunos de los muertos en la masacre: Bridget Ozulumba, de 85 años; Chukwuemeka Emmanuel Njoku, 2 años; y Mathilda Ogungbade, 3.

“Ninguno de ellos hizo nada malo excepto que vinieron a adorar a Dios al pie de la cruz y el altar ese día”, dijo el obispo Badejo. “Allí se les infligió una muerte súbita, y un profundo dolor dejó atrás a sus seres queridos. Esos seres amados murieron, y muchos más tuvieron problemas al pie de la cruz.

“Pueblo de Dios, aquí ante nosotros está Nigeria”, dijo el obispo, señalando que los muertos no estaban solos.

“Aquí con ellos están las alegrías, las esperanzas y las aspiraciones de sus familias y seres queridos, de la Iglesia de Dios, de las diversas comunidades de las que provienen y, de hecho, de este país, Nigeria. Las circunstancias de sus muertes son, según todos los estándares de la humanidad sana, las más ilógicas, irracionales e inaceptables. Incluso los mismos mutilados y heridos, dondequiera que estén, representan a Nigeria con todas sus heridas autoinfligidas, magulladas, brutalizadas y violadas.

“Nuestra fe cristiana, por fuerte que sea, se pone a prueba cuando recordamos que la masacre que acabamos de enfrentar no es un caso aislado en nuestro país, y que vemos poco… que indique que podría ser la última. La lista ha sido larga y sangrienta, y no ha dejado de crecer en los últimos 30 años”, dijo, recitando una letanía de muertes que comenzó con los disturbios de 1987 en el norte de Nigeria y los secuestros en curso en la actualidad.

Como grupo e individualmente, los obispos de Nigeria han criticado repetidamente a los funcionarios del gobierno por no hacer nada para detener la creciente violencia e inseguridad en el país.

“Los asesinatos rituales, los secuestros, los asesinatos, los linchamientos, los secuestros, los robos a mano armada siguen aumentando día a día el sangriento número de muertes inocentes”, dijo el obispo Badejo. “Todo esto sucede mientras muchos de nuestros líderes y personas en el poder se tuercen los dedos, se hacen los sordomudos o, peor aún, continúan con sus macabros mítines y simplemente bailan (para) luchar por posiciones y privilegios.

“Dios no se está divirtiendo y el juicio vendrá”, dijo.

“Nos vemos obligados a preguntar: Nigeria, nuestros líderes, ¿siguen siendo nuestros líderes? ¿Estamos en guerra? ¿Cuántos más deben morir? Los líderes deben ser líderes, no meros empujadores”, dijo.

“Debemos estar de acuerdo con George Orwell, quien una vez dijo: 'Un pueblo que elige a políticos corruptos, impostores, ladrones y traidores y los mantiene en el poder no son víctimas sino cómplices', dijo el obispo Badejo. Citando la enseñanza católica del principio moral de la autodefensa, dijo: “Nosotros, los nigerianos, debemos llevar a nuestro país de regreso al camino de la justicia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir