Archivo de la etiqueta: san bernardo oracion

La Virgen María nos enseña a rezar

index_clip_image002_00033


  • BERNARDO, San: Sermones (Neblí, 8 y 12; BAC, 444). Tratan de temas muy variados (la humildad, la confianza en Dios, los sacramentos, etc.), con piedad y riqueza de doctrina.
  • E. BOYLAN : Dificultades en la oración mental (Patmos, 10) Trata del modo de hacer oración y cómo superar las dificultades.
  • J. B. CHAUTARD: El alma de todo apostolado (Dinor, San Sebastián; Patmos, 160; Cuadernos Palabra, 46). El autor, religioso trapense, hace ver la necesidad de la vida interior para la eficacia de la actividad apostólica.
  • J. ESCRIVÁ, san: Camino, Surco, Forja. Rialp. Libros que han ayudado a miles de cristianos a encontrar a Cristo en la vida cotidiana.
  • FRANCISCO DE SALES, San: Introducción a la vida devota; también llamado: Filotea (BAC, 109; Balmes, Barcelona; Palabra; Luis Gili). Esta obra, del s. XVII, trata de los fundamentos de la verdadera piedad y sus características principales: la importancia de los Sacramentos, el valor de la oración, las virtudes cristianas fundamentales, etc.
  • GRANADA, Fray Luis de: Libro de la oración y meditación (Apostolado de la Prensa; Cuadernos Palabra, 65). Escrito para ayudar en la contemplación de los principales misterios de la fe.
  • PHILIPPE, Jacques: La libertad interior; La Paz interior; Tiempo para Dios (Patmos). Los libros de este sacerdote de la Comunidad de las Beatitudes han alcanzado gran difusión en la actualidad, porque y sabe tratar con hondura y lenguaje nuevo los temas tradicionales del abandono en Dios, la humildad y la libertad del cristiano.
  • TERESA DE JESÚS, Santa: Camino de perfección (BAC, 120 y 212; Neblí, 1; Espasa-Calpe). Trata de las virtudes y del ejercicio de la oración mental y vocal. Gran parte del libro se dirige a explicar el modo de rezar con provecho el Padrenuestro.
  • TERESA DE JESÚS, Santa: Castillo interior (o “Las moradas”) (BAC, 120 y 212; Espasa-Calpe). Describe las etapas por las que va pasando el alma en su unión con Dios. Se refiere especialmente a los grados de oración y contemplación.

9. ¿Cómo se aprende a rezar? Yo no sé rezar.

Recuerdan los santos:

  • San Bernardo:

    “No calles, no guardes silencio en su presencia. Háblale, para que Él también te hable” (Homilía en la Natividad de la B. Virgen María).

  • San Pedro Damián:

    “Es la elevación de la mente a Dios y la petición de lo que se necesita de Dios. Catena Aurea, Volumen III, p. 304)

  • Santa Teresa:

    “Procuraba, lo más que podía, traer a Jesucristo, nuestro bien y Señor, dentro de mí presente. Y ésta era mi manera de oración. Si pensaba en algún paso, le representaba en lo interior; aunque lo más gastaba en leer buenos libros, que era toda mi recreación; porque no me dio Dios talento de discurrir con el entendimiento ni de aprovecharme con la imaginación; que la tengo tan torpe, que, aun para pensar y representar en mí (como lo procuraba traer) la humanidad del Señor, nunca acababa. (Vida 4,7).

  • San Josemaría:

¿Que no sabes orar? —Ponte en la presencia de Dios, y en cuanto comiences a decir: “Señor, ¡que no sé hacer oración!…”, está seguro de que has empezado a hacerla. (Camino, n. 90.)


  • A rezar se aprende rezando, porque pedirle a Dios con humildad que nos enseñe a rezar ya es hacer oración.