Archivo de la etiqueta: primeros cristianos

El noventa por ciento


Es natural que los hijos sean un tema constante en la oración de los padres. Desde la primitiva cristiandad, los padres sueñan con que sus hijos respondan generosamente al querer de Dios.

Aunque los padres cristianos deseen que no haya nada en su hogar que separe a sus hijos de Dios, no siempre lo logran plenamente, porque sus hijos, además de ser hijos de sus padres, son también hijos de su tiempo, de su formación escolar, de su ambiente cultural, de su entorno de amistades, etc.; y sobre todo, son hijos de su propia libertad. Por eso hay padres que sufren la cruz —como Santa Mónica durante tantos años— de ver como sus hijos, a los que han procurado educar cristianamente, están lejos de Dios.

Hay estilos de vida que facilitan el encuentro de los hijos con Dios, y otros que lo dificultan. Es lógico que los padres cristianos procuren que sus hijos tengan una cabeza y un corazón cristianos, y pongan los medios para que su familia sea una escuela de virtudes donde sus hijos —uno a uno— puedan tomar sus propias decisiones con madurez humana y espiritual, de forma adecuada a su edad.

Por eso san Josemaría decía que el noventa por ciento de la vocación de los hijos se debe a los padres, porque una respuesta generosa germina habitualmente sólo en un ambiente de libertad y de virtud.

Algunos padres se encuentran hoy con que sus hijos retrasan durante años determinadas decisiones (por ejemplo, casarse y formar una familia, abrirse camino en lo profesional, etc.). Otros padres se lamentan de que sus hijos ya mayores se resisten a dejar el hogar paterno porque encuentran allí todas las comodidades sin apenas responsabilidad.

Una buena formación cristiana se orienta hacia la decisión y el compromiso, y logra que los hijos sean capaces de administrar rectamente su libertad y asumir pronto responsabilidades y compromisos que suponen esfuerzo. Eso es siempre una muestra de madurez.

Los buenos padres desean ideales altos para sus hijos: en lo profesional, en lo cultural, etc. Se comprende que los padres cristianos deseen, además, que sus hijos aspiren a la santidad y no se queden en la mediocridad espiritual. En ese sentido, desean que sus hijos respondan plenamente a lo que Dios espera de ellos. Recordaba Juan Pablo II:

“Estad abiertos a las vocaciones que surjan entre vosotros. Orad para que, como señal de su amor especial, el Señor se digne llamar a uno o más miembros de vuestras familias a servirle. Vivid vuestra fe con una alegría y un fervor que sean capaces de alentar dichas vocaciones. Sed generosos cuando vuestro hijo o vuestra hija, vuestro hermano o vuestra hermana decida seguir a Cristo por este camino especial. Dejad que su vocación vaya creciendo y fortaleciéndose. Prestad todo vuestro apoyo a una elección hecha con libertad” (Juan Pablo II, Nagasaki, Japón, 25.II.1981).

Primeros cristianos, trabajadores corrientes

index_clip_image002_000110

  • Algunos de los primeros cristanos sufrieron el martirio, pero la mayoría fueron trabajadores normales, como tantos otros, que pasaron su vida trabajando y se enfrentaron con el mismo reto que nosotros: el reto apasionante de construir una nueva civilización enraizada en Cristo.

  • Esos primeros cristianos tenían muy presente el ejemplo de Cristo, que trabajó durante gran parte de su vida con normalidad. Dice san Justino en su Diálogo con Trifón, 88,8 que Cristo “fue considerado Él mismo como carpintero y fábricó arados y yugos mientras estaba entre los hombres, enseñando… lo que es una vida de trabajo”.

Los primeros cristianos se opusieron sin complejos los modelos de vida paganos.

index_clip_image002_000310

Clemente de Alejandría mostraba en su Pedagogo las paradojas crueles del mundo pagano que mostraba los signos de la cultura de la muerte actual (aborto, abandono, etc.):

“[los paganos] abandonan en la calle a los niños concebidos en casa, mientras recogen pajaritos (…). No acogen a los huérfanos, pero crian papagayos (…). Hacen ostentación de su riqueza, diciendo que su caballo, su finca, su siervo, su oro, valen quince talentos. Pero ellos valen tres céntimos”.

“Para ocultar la fornicación, usan medicinas mortales que acarrean la destrucción total, tanto del feto como del amor”.