Archivo de la etiqueta: obediencia

Religioso


Este término tiene dos acepciones:

Primera acepción: se suele decir que es un hombre religioso cuando una persona reza mucho y trata a Dios.

— Segunda acepción: un religioso, una religiosa, en la Iglesia, es un hombre, una mujer, que se consagra a Dios profesando públicamente los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia en un estado de vida estable reconocido por la Iglesia.

3º) La vocación, respuesta humana libre.-

La persona ha de discernir la autenticidad de la propia vocación a través de los signos. Éstos pueden ser intrínsecos e intrínsecos; los primeros se refieren a la misma persona: idoneidad y rectitud de intención; la referencia de los segundos, en cambio, se encamina a la orientación en la dirección espiritual y aceptación por parte de la autoridad eclesiástica competente. El conjunto de estos signos producen en el individuo la certeza moral de haber sido llamado por Dios a seguir un camino concreto.

La persona que ha captado la llamada de Dios ha de responder con la obediencia de la fe (cfr Rom 16,26; 2 Cor 10,5-6), por la cual el hombre «se entrega entera y libremente a Dios» (Conc. Vaticano II, Dei Verbum, n. 5). Puesto que la respuesta a la vocación es una cuestión de fe y de amor –y, por supuesto, de sacrificio–, el hábitat o medio ambiente más adecuado para resolver el problema vocacional es la oración. El tener vida interior es condición necesaria para responder con generosidad a la llamada divina.

¿Cómo es la «experiencia psicológica» de la propia vocación? Salvo casos excepcionales no se impone la llamada de Dios a la conciencia por vía de evidencia, sino por vía de certeza moral, fundamentada en determinados signos naturalmente conocidos; pero, eso sí, iluminados por aquella maduración de la fe que es la luz de la vocación.

Distinguiremos cuatro rasgos:

a) Es luz para ver un camino e impulso para recorrerlo, efecto de la gracia. Virtualidad «noética y dinámica» de la Palabra de Dios: transmite un mensaje y ayuda a vivirlo. Por esa luz se da, pues, una maduración en la fe y, a la vez, un caminar en el riesgo y en la oscuridad de la fe. Por ese impulso es una maduración en la caridad y, por ello, en la libertad.

b) Es libre: La respuesta a la propia vocación no es un acto que determina toda la vida posterior, sino que requiere un constante ejercicio de la libertad («voluntariedad actual»).

c) Es siempre un carisma: su utilidad es personal y comunitaria. Mientras que la persona concreta conoce la vocación (a la santidad) por la fe, la existencia para ella de una vocación peculiar no es objeto directo de fe teologal, sino de conocimiento de unos signos que, bajo la luz de la gracia de esa vocación, conducen la mente a la certeza moral de su existencia.

d) Su discernimiento corresponde a la Iglesia: en toda reflexión teológica sobre la vocación personal, se proyecta el misterio de la acción eterna de Dios en la temporalidad del mundo.

Justicia: a cada uno lo que le corresponde

index_clip_image002_00036¿Qué es la justicia?

_________________________________________________

En cuanto cualidad personal, la justicia es la virtud o hábito bueno de dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde, lo que se le debe otorgar.

Recuerda el punto 413 del Compendio del Catecismo de la Iglesia: “Existen desigualdades económicas y sociales inicuas, que afectan a millones de seres humanos, que están en total contraste con el Evangelio, son contrarias a la justicia, a la dignidad de las personas y a la paz.

Pero hay también diferencias entre los hombres, causadas por diversos factores, que entran en el plan de Dios. En efecto, Dios quiere que cada uno reciba de los demás lo que necesita, y que quienes disponen de talentos particulares los compartan con los demás.

Estas diferencias alientan, y con frecuencia obligan, a las personas a la magnanimidad, la benevolencia y la solidaridad, e incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras”.

Algunos aspectos olvidados de la justicia

La justicia lleva a cumplir las obligaciones respecto a Dios.

La justicia lleva al respeto a la dignidad humana. A cada persona se le debe otorgar un trato propio de un ser humano, sin discriminaciones.

La justicia lleva al respeto a los padres y autoridades. Es justo obedecerles y respetarles.

La justicia lleva a cumplir las obligaciones profesionales, tanto de los trabajadores como de los estudiantes. Estudiar es, para un estudiante, un deber de justicia respecto a la familia y la sociedad, que cuentan con su preparación actual para el trabajo futuro.