Archivo de la etiqueta: hombre autor trabajo

En este texto se muestra como Dios creó al hombre para que trabajara.

    Recuerda el Catecismo: El trabajo humano procede directamente de personas creadas a imagen de Dios y llamadas a prolongar, unidas y para mutuo beneficio, la obra de la creación dominando la tierra (cf Gn 1,28; GS 34; CA 31).

    Mediante el trabajo el hombre participa en la obra divina de la Creación

    Se lee en la Laborens Exercens:” La conciencia de que a través del trabajo el hombre participa en la obra de la creación, constituye el móvil más profundo para emprenderlo en varios sectores: «Deben, pues, los fieles —leemos en la Constitución Lumen Gentium— conocer la naturaleza íntima de todas las criaturas, su valor y su ordenación a la gloria de Dios y, además, deben ayudarse entre sí, también mediante las actividades seculares, para lograr una vida más santa, de suerte que el mundo se impregne del espíritu de Cristo y alcance más eficazmente su fin en la justicia, la caridad y la paz …

    Procuren, pues, seriamente, que por su competencia en los asuntos profanos y por su actividad, elevada desde dentro por la gracia de Cristo, los bienes creados se desarrollen… según el plan del Creador y la iluminación de su Verbo, mediante el trabajo humano, la técnica y la cultura civil».

    El trabajo es, por tanto, un deber: “Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma” (2 Ts 3,10; cf. 1 Ts 4,11). Con su trabajo el hombre honra los dones del Creador y los talentos que ha recibido de Él

    Recuerda el Catecismo (2428): En el trabajo, la persona ejerce y aplica una parte de las capacidades inscritas en su naturaleza. El valor primordial del trabajo pertenece al hombre mismo, que es su autor y su destinatario. El trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo (cf LE 6).

    Por esa razón, el trabajo tiene un gran valor intrínseco. Nos beneficiamos del trabajo de los hombres que nos han precedido: mediante el trabajo:

    • el hombre conoce y domina la realidad
    • colabora al progreso social
    • contribuye a la felicidad de los demás hombres