Archivo de la etiqueta: espontaneidad

Sugerencias para ayudar a vivir la virtud de la sinceridad

Acudir a los Ángeles

  • Recomendar una antigua tradición de la Iglesia: pedir ayuda a los Ángeles Custodios, para que colaboren en la purificación de la conciencia y en el esfuerzo para ser sinceros con Dios y con los demás.

No confundir sinceridad con espontaneidad

  • No hay que confundir la sinceridad – virtud que lleva a ser plenamente sincero con Dios, consigo mismo y con los demás- con la simple espontaneidad, que lleva a manifestar lo “que se me ocurre en este momento”. Una persona puede ser muy espontánea, pero poco sincera, porque se engañe a si misma o a los demás.
  • La sinceridad lleva a decir toda la verdad, no sólo una parte.
  • Para educar a los hijos, por ejemplo, en esta virtud, se requiere tiempo y paciencia. La sinceridad, en este sentido es “algo de dos personas”. Es difícil ser sincero con una persona que no facilita la sinceridad. Se requiere confianza por parte del que vive la virtud —que va dejando que la luz del Espíritu Santo ilumine su conciencia— con la persona que le acompaña espiritualmente y le ayuda a vivir la vida cristiana.

Explicar qué es el pecado; qué acciones son pecaminosas y en qué consiste estar en gracia de Dios

  • Para eso se necesita emplear una terminología adecuada y común: las dos personas (padre-hijo) deben hablar con unos términos de significado preciso, con la confianza de que están hablando realmente de lo mismo. Para algunas personas sin formación cristiana las ofensas graves a Dios, los pecados, no son más que simples faltas.
  • Conviene saber si la joven o el joven conoce las disposiciones que enseña la Iglesia para recibir los Sacramentos y su verdadero sentido.
  • Hay algunos jóvenes cristianos que se instalan en un cómodo estado de duda: no quieren formarse la conciencia, ni ahondar en su conocimiento de la fe por miedo a descubrir que deben cambiar de conducta, ya que intuyen o saben que no están obrando rectamente. La sinceridad consigo mismos y con los demás les ayudará a salir de ese estado y a conocer la Verdad de Cristo.
  • Esa sinceridad lleva –en todas las virtudes, pero de modo singular en ésta- a llamar a las cosas por su nombre.

  • Es conveniente que los jóvenes sepan que cuando falta la alegría cristiana –compatible con el cansancio, la contrariedad y el dolor- conviene sincerarse con el confesor, el padre, la madre o la persona que le acompaña espiritualmente, ya que todo efecto tiene su causa, aunque ésta se desconozca en ocasiones.
  • Hay inquietudes y oscuridades interiores que pueden proceder muchas veces de una conciencia cristiana mal formada (por desconocimiento, soberbia, complicación interior, etc.)
  • En una sociedad como la actual, con un enorme déficit de catequesis cristiana, es conveniente que los padres (y luego los sacerdotes, catequistas, etc.) no den nada por supuesto.
  • No es conveniente dar la falsa impresión de que se castiga la sinceridad. Conviene recordar siempre la misericordia de Dios; que todos somos pecadores; y que los sacerdotes no tienen inconveniente en perdonar una y otra vez de los mismos pecados a una misma persona. El médico es para los enfermos: y la gracia de Dios es la mejor medicina para el alma.

Juan Pablo II:

“Abrid vuestros corazones y vuestras conciencias ante Aquél que os conoce mejor que vosotros mismos… Dios responde también con la más gratuita entrega de sí mismo, don que en el lenguaje bíblico se llama gracia. – Tratad de vivir en gracia de Dios!” (Carta a los jóvenes, 1985, 14).

AL INTERLOCUTOR IMPERMEABLE

Pero al interlocutor impermeable, acaso le quede bailando todavía en la cabeza la vieja idea de que todo es cuestión de condicionamientos sociales, convencionalismos, costumbres, patrañas o prejuicios religiosos.

Si el niño se acostumbrara a ver gentes sin más abrigo que la epidermis, la lujuria no se apoderaría de él cuando alcanzara la edad adulta, y la sociedad — continúan los naturalistas –, como sucede en los países avanzados, sería más pura; la pornografía no escandalizaría a nadie; la liberación del sexo, además, evitaría complejos innecesarios y, de la salud psíquica del individuo, se derivaría la deseada sociedad libre, paradisíaca, insensible e indiferente a lo que hoy nuestra mojigatería convierte en tentación y pecado…

Según ese punto de vista que acabo de describir, habría que felicitarse por el hecho de que la televisión, el cine, la prensa, presenten a todos los públicos esas imágenes consideradas por millones de personas inoportunos excitantes. Frente a esto ha escrito José Miguel Pero-Sanz: «Tampoco estoy muy seguro de que semejante abundancia traiga consigo una insensibilidad, una indiferencia.

Cuestiones tales como la anticoncepción, los embarazos extramatrimoniales, el aborto, etc., no parecen haber desaparecido de una sociedad en la que, teóricamente, todos estaríamos curados de espanto ante cualquier provocación. Ustedes han oído como yo, mil veces la historia esa del cambio de costumbres y de la sensibilidad. Lo que, sin embargo, no he oído es que, a consecuencia de ese “acostumbramiento”, resulte hoy más fácil la virtud de la castidad».

A propósito, quizá sea bueno recordar lo que dice León Tolstoi, en La sonata a Kreutzer; al transcribir las palabras del Señor que recoge San Mateo — Yo os digo que quien mira a una mujer deseándola ha cometido ya adulterio con ella en su corazón (Mt 5, 28) –, añade de su cosecha una sentencia dura, cruda, que habría que matizar como sucede con tantas otras afirmaciones del mismo autor:

«Sí — dice –, solemos enmascarar con una nube de poesía el aspecto animal del amor físico; somos cerdos y no poetas, y conviene que lo sepamos». Es un poco brutal, pero quizá conviene que lo leamos. Lo cierto es que no todo es poesía en este mundo, como no todo el monte es orégano, aunque haya orégano en el monte. Tampoco es amor todo lo que recibe este nombre sublime. La palabra ha sido tan adulterada que a los adúlteros se les llama amantes. Y así, a base de barajar y combinar palabras tales como sinceridad, naturalidad, espontaneidad, liberación, etc., muchos llegan a convencerse (?) de que todo es candor bajo el sol; parecen haber olvidado — si es que lo han sabido alguna vez — que fuimos expulsados del paraíso y que ya no estamos allí.

Recuerdo ahora aquel punto de Camino: Aunque la carne se vista de seda… –Te diré, cuando te vea vacilar ante la tentación, que oculta su impureza con pretextos de arte, de ciencia…, ¡de caridad! Te diré, con palabras de un viejo refrán español: aunque la carne se vista de seda, carne se queda (Camino, n.º 134). ¡No digamos cuando la carne no se viste de ninguna manera!