Archivo de la etiqueta: dedicacion trabajo

Rasgos de la vocación a la Obra

En el caso de la vocación a la Obra, destaquemos tres aspectos:

a) La llamada universal a la santidad;

b) La santificación del trabajo ordinario;

c) Santificarse en la vida ordinaria sin salirse del mundo y cada uno en un su sitio.
Se trata de una entrega o «dedicación» a Dios exigida por la vocación bautismal «en la Obra», es decir, formando parte de una institución de la Iglesia (cfr o.c., pp. 168-173). Ésta es la razón más profunda de nuestra existencia, aquello para lo que Dios nos eligió desde toda la eternidad y para lo que fuimos creados. Por ello, san Josemaría afirmaba que “nuestra fidelidad es felicidad”.

La vocación a la Obra es un pleno encuentro vocacional con Dios: «Encuentro vocacional pleno, repito, porque –cualquiera que sea el estado civil de la persona– es plena su dedicación al trabajo y al fiel cumplimiento de sus propios deberes de estado, según el espíritu del Opus Dei. Por esto, dedicarse a Dios en el Opus Dei no implica una selección de actividades, no supone dedicar más o menos tiempo de nuestra vida para emplearlo en obras buenas, abandonando otras. El Opus Dei se injerta en toda nuestra vida» (San Josemaría, Carta 25-I-1961, n. 11, cit en o.c., p. 164).

La vocación al Opus Dei es, por eso, omnicomprensiva: abarca toda la vida en todas sus dimensiones, y no solo algunas peculiares actividades espirituales, formativas y apostólicas: es, en efecto –conviene subrayarlo– una determinación o especificación de la vocación cristiana en toda su amplitud y ésta –la vocación cristiana– afecta e informa toda la existencia. «La fe y la vocación de cristianos afectan a toda nuestra existencia, y no sólo a una parte. Las relaciones con Dios son necesariamente relaciones de entrega, y asumen un sentido de totalidad. La actitud del hombre de fe es mirar la vida, con todas sus dimensiones, desde una perspectiva nueva: la que nos da Dios» (San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 46).