Archivo de la etiqueta: correspondencia llamada

6º) La vocación, don divino irrevocable, personal e irrepetible.-

La fidelidad a la vocación se fundamenta en la fidelidad de Dios: Los dones y la vocación de Dios son sin arrepentimiento (Rom 11,29). Por ello, la vocación jamás se “pierde”: «Tienes vocación y la tendrás siempre. Nunca dudes de esta verdad, porque se recibe una vez y después no se pierde; si acaso, se tira por la ventana», decía san Josemaría. A medida que transcurren los años de perseverancia y se va teniendo más experiencia de las propias miserias y limitaciones, la tentación más peligrosa contra la vocación es la del desaliento, la de pensar que uno no es capaz, que no puede afrontar todas las exigencias de la misma. Esta tentación se supera con humildad y visión sobrenatural, considerando que la llamada de Dios es siempre eficaz, estos es, que cuando Dios llama a alguien, se compromete –por así decir– a otorgarle todas las gracias necesarias para que pueda corresponder a la llamada: Fiel es el que os llama y así lo cumplirá (1 Thes 5,24).