Archivo de la etiqueta: convivencia

La dimensión intencional

«La virtud moral –afirma Santo Tomás- es un hábito electivo, es decir, que hace buena la elección, para lo cual se requieren dos cosas: primera, que exista la debida intención del fin, y esto se debe a la virtud moral que inclina la facultad apetitiva al bien conveniente según razón, y tal es el fin debido; segunda, que el hombre escoja rectamente los medios conducentes al fin (…)»[i].

La recta elección, que es el acto propio de la virtud moral, presupone una intención recta por parte de la afectividad sensible y de la voluntad. ¿En qué consiste esa intención recta? En que la persona quiera y busque el «bonum rationis» o bien moral, es decir, que dirija y oriente su vida siempre de acuerdo con aquello que es conforme a la recta razón[ii].

Pero el bien moral adopta diversas formas, o se divide en diversos ámbitos, según los bienes a los que tienden las inclinaciones naturales de la persona (la conservación de la vida, su transmisión a través de la unión del hombre y la mujer, la convivencia, el conocimiento de la verdad, etc.). Estos bienes no pueden ser queridos y buscados de cualquier manera, sino de modo que se integren en el bien de la persona como totalidad. Para ello, la razón, que de modo natural conoce los fines de las virtudes, preceptúa que los bienes se busquen de acuerdo con tales fines, es decir, de modo justo (cuando se trata de relaciones entre personas); con fortaleza (si se trata de bienes arduos y difíciles); y con templanza (en el caso de los bienes que producen placer)[iii].

Pues bien, las virtudes perfeccionan a la voluntad y a los apetitos sensibles para que tiendan de modo firme y estable a los fines virtuosos en los diversos ámbitos del bien moral. La voluntad necesita esta perfección para tender a los fines que exceden el bien propio del sujeto: para tender al fin sobrenatural, necesita la virtud de la caridad; para querer, respetar y promover el bien de los demás, necesita la justicia. Los apetitos sensibles necesitan las virtudes de la fortaleza y de la templanza para aspirar establemente al bien sensible de acuerdo con el juicio de la razón.

La persona virtuosa tiene habitualmente la intención de actuar conforme a los fines virtuosos (quiere ser justa, valiente y templada), que la encaminan al fin último. Y además los encuentra cada vez más atractivos, no sólo en sí mismos, sino como bienes para ella, es decir, adquiere una creciente connaturalidad con el bien. Las virtudes morales hacen que los fines buenos sean algo connatural a la persona y le permiten reconocerlos a la manera de un instinto. En eso consiste, en el lenguaje de la Escritura, tener una intención o “corazón” puro.


[i] S.Th., I-II, q. 58, a. 4c.

[ii] Cf. S. TOMÁS DE AQUINO, In III Sententiarum, d. 33, q. II, a. 3, so.; S.Th., II-II, q. 47, a. 7.

[iii] Todo ello corresponde a la virtud de la sindéresis.

C

Castidad (para jóvenes)

Varios autores. Vivir la castidad es posible.

José Luis Soria. Amar y vivir la castidad.

André Leonard, La moral sexual explicada a los jóvenes, 1994

El libro de Leonard es un libro particularmente asequible, sencillo y claro. Trata, entre otras cuestiones, de: Grandeza y miseria del cuerpo; El cristianismo, una religión del cuerpo… Jesús y el amor humano. Jesús y los problemas de la vida sexual. La masturbación; la homosexualidad; las relaciones extraconyugales; las relaciones prematrimoniales entre novios; La pornografia, el divorcio, el aborto, etc.

Calumnia y murmuración (contra los santos)

José Miguel Cejas, Piedras de escándalo, Palabra, 1992

Las contradicciones que han sufrido los santos –desde Tomás Moro a Gianna Beretta Molla- a lo largo de la historia: “la contradicción de los buenos”, denuncias a tribunales eclesiásticos, acusaciones de exmiembros, polémicas sobre las vocaciones jóvenes, etc.

Ciencia y fe

Stanley L. Jaki, Ciencia, Fe, Cultura, 1990

Clonación

Benito Fraile, ¿Se puede clonar hombres?

Coeducación

Martial-Gordillo, Coeducación, Ventajas, problemas e inconvenientes de los colegios mixtos, 1992

Compasión

Séneca, Sobre la Clemencia

Confirmación

Jesús Ortíz, Preparar la Confirmación, hoy. 210

Consumismo

Ricardo Yepes Stork, Las claves del consumismo 1989.

Temas de este libro: Civilización de consumo y masificación, Individualismo y convivencia, La violencia y la agresividad, La marea del erotismo.

Creación artística

Federico Delclaux, El silencio creador

Selección de testimonios de calidad literaria.

Paciencia con los demás

  • El cristiano debe esforzarse en vivir la paciencia con los demás, que es fruto del amor a Dios y de la caridad. Es muy necesaria para la convivencia.San Pablo: “la caridad es paciente, es servicial… no se irrita, no piensa mal” (1 Co. 13, 4-5).

    No hay que olvidar que con frecuencia los defectos (reales o supuestos) que más nos molestan de los demás son los defectos que nosotros mismos tenemos y en un grado aún mayor.

Esa paciencia -con los defectos propios y ajenos-puede costar, cuando los defectos se repiten a diario. Esta virtud nos lleva a perdonar una y otra vez, con generosidad, sin caer en la crítica o en el distanciamiento.

Unas veces habrá que corregir; y siempre, hay que saber sonreír, alentar y comprender.