Archivo de la etiqueta: consideracion

Se puede ser un buen “hincha” y defender los colores del equipo deportivamente, sin necesidad de insultar o de perder la buena educación o el respeto al contrincante.


  • El uso del vestido adecuado. La elección del vestido y el pudor en el vestir denotan respeto y consideración hacia los demás: hay que aprender a vestir según las situaciones.
  • Lo importante, en general, no son las prendas en sí, sino lo que esa prenda significa.
    • Es una falta de respeto con Dios acudir a la Misa dominical vestido del mismo modo con el que se va a la playa o a hacer deporte: con un chandal o un pantalón bañador. El uso de esa prenda puede significar falta de respeto a la Misa: no se iría vestido así a cualquier acto social importante.
    • No se trata de llevar o no llevar una determinada prenda de ropa, sino de llevar la prenda adecuada en cada caso, como manifestación de respeto a los demás.

      Por ejemplo, en Europa se considera una falta de educación, de desprecio a los demás ir sin corbata a un acto académico solemne, a una recepción social de altura.

      Y sin embargo, en algunos países asiáticos, que rechazan culturalmente esa prenda, sería una falta de educación ir con corbata a esas mismas recepciones.

  • Las normas de urbanidad en la comida, en el deporte, en el trato, etc., son manifestación de caridad y de respeto.
    • Dejar pasar primero a los mayores, abrirles las puertas, etc.
    • No intervenir en las conversaciones ajenas sin permiso.
    • No cortar una conversación de forma abrupta: “esto es así y ya no hablo más”.
    • No alzar la voz a nadie.
    • Saludar y despedirse, con los modos adecuados en cada caso.
    • Tratar a cada persona con amabilidad y corrección, valorando y respetando su trabajo (conductor de autobús o guagua, limpieza vial, etc.) y facilitándoselo.
    • No empezar a comer hasta que no se hayan servido los demás es un detalle de delicadeza y corrección.
    • Atender a las personas mientras hablan…
    • Evitar cualquier tipo de arrogancia: “No sabe usted con quien está hablando”.
    • Saber disentir de forma amable.
    • Saber dar las gracias. Cristo valoraba mucho el agradecimiento:

      Evangelio de San Lucas: [11] Y sucedió que, yendo de camino a Jerusalén, atravesaba los confines de Samaria y Galilea; [12] y, cuando iba a entrar en un pueblo, le salieron al paso diez leprosos, que se detuvieron a distancia [13] y le dijeron gritando: Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros. [14]

      Al verlos, les dijo: Id y presentaos a los sacerdotes. Y sucedió que mientras iban, quedaron limpios. [15] Uno de ellos, al verse curado, se volvió glorificando a Dios a gritos, [16] y fue a postrarse a sus pies dándole gracias. Y éste era samaritano. [17]

      Ante lo cual dijo Jesús: ¿No son diez los que han quedado limpios? Los otros nueve ¿dónde están? [18] ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino sólo este extranjero? [19]

      Y le dijo: Levántate y vete; tu fe te ha salvado.

Manifestaciones del respeto hacia todos





index_clip_image001_00002
El respeto
lleva a tratar a cada persona con la misma consideración con la que uno espera ser tratado.

La burla, el desprecio, son faltas de respeto hacia uno mismo y hacia los demás. La virtud del respeto tiene muchas manifestaciones, y se conjuga con muchas virtudes, como las siguientes:


  • La amabilidad con todos, sin distinción, sea cual sea su situación, posición social, trabajo, carácter, sin poner en evidencia los defectos de los demás: su incultura, su torpeza, su inexperiencia, etc.
  • La puntualidad, que manifiesta respeto hacia el tiempo y las actividades de los demás.
  • La lealtad, que lleva a no criticar nunca, y menos de espaldas al interesado. Curiosamente, señala Isaacs, hay personas que se molestan muchos si se enteranque las han criticado, y que critican a otras a sus espaldas.

    Esa lealtad se extiende también a los profesores, porque ser alumno no es una excusa para hablar mal de ellos.

  • La versatilidad, que lleva a tratar a cada persona diferente de modo diferente; a cada uno como debe ser tratado según su situación

    • Todos los hombres y mujeres merecen respeto, pero no hay que manifestárselo del mismo modo. Ese igualitarismo en el trato significaría una falta de respeto hacia la personalidad de cada uno, porque todos somos hijos de Dios, iguales en dignidad, pero no iguales en circunstancias.
    • Por tanto no se debe tratar igual a un anciano que a un niño; a un enfermo igual que a una persona sana; a un mujer embarazada que sube al autobús igual que a un joven de veinte años que viene de hacer deporte.
    • Las novatadas, la burla hacia el “nuevo” son una gran falta de respeto hacia el recién llegado
  • La caridad, que lleva a no encasillar, criticar, ridiculizar, injuriar. El respeto lleva a no clasificar a nadie, ni “encasillarlo” de forma permanente: éste es un frívolo irremediable; ése es un vago que nunca cambiará. Lleva también a no tratar a nadie como un caso o un número más, y no como a un hijo de Dios.
  • La caridad y el respeto llevan también a no ridiculizar nunca a ninguna persona: en clase, en el deporte, etc. Esto se aplica también a los profesores (no utilizar motes si son despectivos o hirientes); a los políticos y personalidades públicas (no difundir bulos, insultos, etc).
  • – Un borracho, una persona desiquilibrada que camina por la calle, un criminal, etc., merecen siempre respeto por el hecho de ser hijos de Dios, aunque con sus actos no se hagan merecedores en algún momento de ese respeto.

  • El buen humor, que debe conjugarse con el respeto. El verdadero buen humor es compatible con el respeto. Una persona con buen humor es aquella que ha aprendido a reirse con los demás y no a reirse de los demás; que no hace bromas que hieran, y sabe descubrir las bromas que alegran al otro.

Constituye siempre una falta de caridad y de respeto reirse de los fallos y defectos ajenos. Por eso conviene estar atentos a comentarios, chistes y pelícilas que circulan en la red, para no caer en:

— bromas de carácter racista.

— juicios denigrantes de las personas por su país o lugar de procedencia;

—bromas sobre las deformidades o taras físicas o psíquicas (enanismo, tartamudez, ceguera, etc.).

— cualquier manifestación irrespetuosa un sentimiento religioso, una convicción noble, una orientación política, profesión, opción cultural respetable, etc.

Por ejemplo: ridiculizar el ayuno de los musulmanes o el modo de orar de los judíos; descalificar por principio a todas las personas de un determinado partido político; insultar a colectivos profesionales, etc.




El respeto en el ámbito familiar


index_clip_image002_00015


  • El respeto hacia los padres

    El modelo de un cristiano joven es Cristo adolescente y Cristo joven, que obedecía a María y a José, con pleno respeto, cariño y confianza.

  • El respeto hacia los hermanos.
    • El respeto hacia los hermanos mayores se manifiesta tratándolos como lo que son: mayores. Esa actitud de respeto lleva a un diverso trato y consideración.
    • El respeto hacia los hermanos pequeños se manifiesta en la disponibilidad, en el afán por darles buen ejemplo y en no servirse de ellos, abusando de su edad y de su ingenuidad para que nos hagan de“mandaderos”, dándoles encargos y tareas que no les corresponden.

      Tengan la edad que tengan, se les debe el respeto adecuado a su edad, aunque no se den cuenta. Por ejemplo, sería una falta de respeto lavar al hermano pequeño en la cocina, junto con los platos…