Archivo de la etiqueta: conocerse

Una vieja aspiración humana

Conocerse es una vieja aspiración humana. No es fácil conocerse a sí mismo del todo, por varias razones:

con frecuencia nos falta autoexamen y perspectiva

además, vamos cambiando con el tiempo

y vamos descubriendo nuevas facetas ignoradas de nuestra forma de ser.

Sin embargo, debemos procurar conocernos cada vez mejor para ganar en virtudes y aprender a querer lo que merece ser querido.

Una buena educación supone, entre otras cosas, haber aprendido a disfrutar haciendo el bien y a sentir disgusto haciendo el mal: es decir a querer lo que merece ser querido (MacIntyre, 1992)

¿Qué significa conocerse uno mismo?

  • Significa conocer los rasgos principales de nuestro carácter y temperamento.

Significa esforzarse por conocer nuestras aptitudes y limitaciones, nuestras virtudes y defectos, nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes, sin supravaloraciones ni infravaloraciones, pidiendo perdón a Dios y a los demás, y perdonándonos a nosotros mismos, sin escandalizarnos, cuando cometemos fallos y errores:

“En otras ocasiones, el rechazo que (los adolescentes) experimentan por ellos mismos es tan intenso, que puede hablarse de una profunda crisis vital. Eso sucede cuando el adolescente se escandaliza de sí mismo a causa de lo que ha hecho. La espontaneidad de su vida se transforma, entonces, en un drama que asfixia y roza casi lo trágico.

El adolescente no entiende cómo puede haber hecho aquello o cómo le ha podido pasar a él -sí, a él, precisamente- lo que le ha sucedido.

La imagen que tenía de sí se ha hecho añicos y no entiende, ni sabe, ni quiere, ni puede recomponerla. En consecuencia no es capaz de perdonarse a sí mismo.

Sin perdón no es posible la aceptación de sí, y sin esta no hay nada que estimar. Pero esto, afortunadamente, sólo sucede en algunos o muy pocos adolescentes.

(Familia y autoestima)

  • Significa ser conscientes de los hábitos poseemos, saber cuáles nos faltan por adquirir; y reflexionar sobre los medios que debemos poner para conseguir los hábitos que nos faltan.

  • Significa comprender e interpretar bien nuestros sentimientos y los de los demás en cada momento

Cómo procura actuar una persona madura

  • Una persona madura es la que tiene un conocimiento propio aceptable. Por eso, el primer paso hacia la madurez consiste en procurar conocerse.
  • Partiendo de ese conocimiento propio, la persona madura se esfuerza por distinguir entre:
El mundo de sus deseos: me gustaría hablar en inglés correctamente, como un lord del Parlamento británico.
El mundo de su realidad: me acaban de suspender de nuevo la asignatura de inglés.
  • La persona madura tiene ilusiones, pero no las confunde con su realidad ni con la realidad.
  • Si hablara bien inglés podría ir a Inglaterra y trabajar en el Foreing Office (ilusión).
  • Sólo sé cincuenta palabras en inglés (mi realidad).
  • La persona madura pone los medios para conseguir los fines, contando con las variables de la vida:

Un medio es la ilusión “Quiero aprender inglés para ir Inglaterra”.

Otro medio son las dos horas diarias de estudio de inglés y la superación diaria del pequeño desencanto por ir tan lento en el aprendizaje de la lengua.

Otro medio es la corrección de falsas expectativas: “Debo dejar de pensar que para hablar inglés basta con saber cincuenta palabras”.

Las variables de la vida son muy numerosas. “Me he caído de la moto, estoy en el hospital y no puedo ir a clases de inglés”.

  • La persona madura aprende a vivir en la realidad, sin dejarse llevar por los desencantos, ni por las aspiraciones desorbitadas.
  • Desencantos. Como me han suspendido en este examen de inglés, ya nunca hablaré inglés. Por tanto, no me compensa estudiar inglés.
  • Aspiraciones desorbitadas. Este año voy a aprender inglés, alemán, portugués y rumeno.
  • La persona madura se esfuerza por situar equilibradamente sus aspiraciones en el marco de su propia vida. Si no se equilibran las aspiraciones se pueden tener frustraciones innecesarias: estoy muy triste porque no he conseguido aprender en un año inglés, alemán, portugués y rumeno, como me había propuesto.
  • Hay aspiraciones buenas, que vividas con desorden se vuelven malas: Es bueno aspirar a hablar en inglés; pero es malo aspirar a hablar en inglés a toda costa (a costa del estudio de otras asignaturas, de la salud, etc).