Archivo de la etiqueta: comportamientos

La naturalidad cristiana

  • Se percibe en la actualidad, una falsa “naturalidad” que confunde lo espontáneo con lo verdadero, y que está reñida con la auténtica naturalidad cristiana.

  • Esta falsa naturalidad se advierte, con mayor o menor intensidad:

en ciertas conversaciones de la vida cotidiana, en las que aborda la sexualidad desde perspectivas no cristianas, con un lenguaje excesivamente crudo e impudoroso. A veces se cae, en aras de esa falsa naturalidad, en la grosería y la vulgaridad.

en la aceptación acrítica de las formas y contenidos de algunos medios de comunicación (libros, periódicos y revistas, TV, internet, anuncios, etc) y otros fenómenos sociales de gran impacto, como las canciones.

en el modo de vestir, que sigue ciegamente los dictados y modelos de lo que se lleva, sin más.

en la aceptación de determinados comportamientos, opuestos a la voluntad de Dios, que en una sociedad pagana se considera normal. Conviene recordar que las conductas aberrantes siguen siendo aberrantes por muy extendidas que estén (como el uso de determinadas drogas). Aunque lo patológico se convirtiera en cotidiano, no dejaría de ser patológico.

en las alabanzas a pretendidas obras de arte profundamente inmorales. “El bien es la condición metafísica de la belleza” (Juan Pablo II, Carta a los artistas, 4-IV-1999, 3,2); por tanto no se puede decir que una obra de arte sea plenamente bella si le falta la dimensión moral o va contra ella.

  • Todo esto se opone al mensaje de Cristo. Siguiendo sus enseñanzas, recuerda san Pablo: la fornicación y toda impureza o avaricia ni se nombren entre vosotros; ni palabras torpes, ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen (Efesios 5,3-4).
  • La vida de los primeros cristianos —que vivían a contracorriente y se alejaban en muchos puntos de su conducta de los modelos dominantes de la sociedad pagana en la que vivían— siguen siendo una pauta para seguir en nuestros días.

Los tiempos han cambiado…

  • Objeción: hay algunos criterios morales que tienen un margen de relatividad, por ejemplo en el terreno del pudor y de la modestia. En tiempos de nuestras abuelas había algunos criterios distintos
  • Una respuesta:

  • Es cierto que algunos usos y costumbres sociales concretos han cambiado; es cierto que en tiempo de nuestras abuelas había algunas costumbres distintas, pero mucho menos de lo que parece: sigue habiendo, hoy como ayer, un límite real, no relativo, entre lo decente y lo indecente, lo reconozca o no la legislación, la opinión pública, etc.
  • Una persona que se esfuerza por vivir cristianamente distingue sin dificultad la modestia de la inmodestia, y el pudor de la desvergüenza.
  • En la actualidad existe un código –conocido por todo el mundo- (compuesto por expresiones, palabras, comportamientos, actitudes y modos de vestir) que incluye todo lo provocativo desde el punto de vista sexual.

    Un cristiano se esfuerza para que su lenguaje corporal no incorpore ninguno de los elementos de ese código.