Archivo de la etiqueta: catecismo oracion

¿Qué se entiende por “hacer oración”?

  • Hacer oración consiste en hablar fialmente con nuestro Padre Dios, para alabarle, darle gracias y pedirle todo lo que necesitamos (cfr. Catecismo, 2559 y 2564).
  • San Juan Damasceno define la oración como una «elevación de la mente a Dios para pedirle cosas convenientes» (De fide, 3,24).
  • San Josemaría: «Me has escrito… `orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?’- ¿De qué? De Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias… ¡flaqueza!: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: ¡tratarse!» (Camino, 91).
  • Sin oración no hay santidad. Recuerda santa Teresa que sin ese fundamento no puede haber vida cristiana verdadera; “sin este cimiento fuerte todo edificio va falso” (Camino de Perfección, 4, 5).

¿Qué tipos de oración hay?:

— Hay oración de adoración que consiste en honrar y alabar a Dios, y proclamar su majestad y su gloria (cfr. Catecismo, 2628)

— Hay oración de petición de perdón (cfr. Catecismo, 2631 y 2633) y oración de intercesión en favor de otros (Catecismo, 2634).

— Hay oración de acción de gracias, porque todo lo que es bueno lo hemos recibido de Dios (cfr. Catecismo, 2638).

¿Cómo se puede rezar?

  • Se puede:
    • hacer oración interior, es decir, rezar mentalmente (sólo con la mente).
    • se puede rezar vocalmente, con la palabra, que es la expresión externa de la oración interior (cfr. Catecismo, 2702).

      Esa oración vocal es muy importante. Escribe Santa Teresa: “Sé que muchas personas, rezando vocalmente (…) las levanta Dios, sin saber ellas cómo, a subida contemplación” (Camino de perfección, 30, 7)

  • la oración litúrgica es la oración oficial y pública de la Iglesia. Conviene nutrir la oración personal con las oraciones de la liturgia.
  • En la Santa Misa se cumplen de un modo supremo los cuatro fines de la oración (cfr. Catecismo, 2639).:
  • adorar a Dios
  • darle gracias
  • pedirle bienes
  • pedirle perdón por nuestros pecados personales

La contemplación es la expresión más sencilla de la oración: consiste en mirar amorosamente a Dios -como los enamorados- y saberse mirado, amado, por Dios; es una mirada de fe, de escucha de la palabra de Dios y recogimiento interior (cfr. Catecismo, 2713 y 2715-2717).