Archivo de la etiqueta: camino de amor

algunos libros y ensayos

Se sugieren, entre otros:

CAFFARRA, Carlo. Ética general de la sexualidad, EIUNSA, Barcelona 1995, 122 págs. Un libro para profesores, que analiza los presupuestos de la ética de la sexualidad: la “personeidad” del cuerpo y su redención. En la segunda parte se estudia la naturaleza de la facultad y del acto sexual, junto a las virtudes y vicios que le pueden acompañar. Por último aborda los estados de vida cristiana y propone los fundamentos y normas de actuación en el estado conyugal y en la virginidad.

CAFFARRA, Carlo: La sexualidad humana, Encuentro, Madrid 1987, 69 págs. Recoge tres conferencias: “Los fundamentos antropológicos”, “El significado de la sexualidad humana” y “La ética de la procreación”

GARCÍA MORATO: Creados por amor, elegidos para amar. (205) Crecer, sentir, amar. Afectividad y corporalidad. Eunsa. Dos libros especialmente útiles para educadores. El primero trata especialmente del celibato y el matrimonio.

LEONARD, André: La moral sexual explicada a los jóvenes, Palabra, Madrid 1994, 122 págs. El cardenal Leonard logra en este libro hablar con sencillez de la moral sexual, yendo a lo fundamental y abordando con claridad los temas más candentes, como las relaciones prematrimoniales. Un libro particularmente útil para los jóvenes.

LÓPEZ ORTEGA, J. A, Educación de la sexualidad. Un libro asequible, claro y didáctico, especialmente apropiado para padres, profesores y jóvenes.

LÓPEZ PARDO, Camilo. Pureza, camino de amor. Folleto MC, 492

NORIEGA, J. El destino del Eros. Perspectiva de moral sexual. Pelícano. Madrid 2005. El autor, sacerdore del Instituto Religioso Discípulos de los Corazondes de Jesús y María ofrece numerosas consideraciones de interés para estudiosos, padres y educadores.

SANTAMARIA GARAI, Mikel G.: Saber amar con el cuerpo. Ecología sexual, Azpitarte Rousse J., Bilbao 1993; Palabra, Madrid 1996, 112 págs. Es comprensible el éxito que ha alcanzado este libro –especialmente entre los lectores jóvenes-. Este teólogo vasco analiza con amenidad y certera lucidez temas muy variados como el sentido del sexo, “la locura de casarse”, la personalización de la sexualidad, la intimidad corporal, el desnudo, el dominio de los sentidos, etc.

SORIA, José Luis: Amar y vivir la castidad, Palabra, Madrid 1989, 198 págs; El sexto mandamiento, folleto “Mundo Cristiano” nº 98.

TILMANN, Klemens: Educación de la sexualidad, Herder, Barcelona 1965.

El combate espiritual

  • La persona que forma en la vida cristiana debe procurar presentar la lucha interior por identificarse con Cristo como lo que es: un camino de amor.
  • Debe recordar a los jóvenes que cada uno es responsable de su propia santidad y de las decisiones que toma libremente de acercamiento o alejamiento de Cristo, respondiendo a las inspiraciones del Espíritu Santo.
  • Formarse es siempre una actitud activa: permitir que el Espíritu Santo vaya modelando el alma.
  • Por tanto, la lucha interior no es voluntarismo ni sentimentalismo.
  • El combate espiritual no se propone como último fin resolver y superar unos problemas o defectos que pueden durar toda la vida. Lleva al amor; al crecimiento en las virtudes humanas y sobrenaturales, en la vida de la gracia y de hijo de Dios.

  • Ese combate espiritual exige una lucha que requiere constancia, esfuerzo cotidiano más que grandes esfuerzos aislados.
  • Es como la construcción de un gran edificio, que exige un día y otro día de trabajo monótono, porque ninguna cosa grande se consigue de repente.
  • Conviene que la persona que da la formación cristiana ayude a distinguir entre el propio modo de ser -el propio camino de identificación con Cristo- y las manías, caprichos y rarezas. El camino propio hay que respetarlo; las rarezas hay que procurar evitarlas, y pedir ayuda a Dios para irlas superando, con esfuerzo personal.
  • El combate por Cristo lleva a comenzar y recomenzar: los santos no son los que no caen nunca, sino los que se levantan siempre por amor.
  • Ese combate espiritual lleva al conocimiento propio y a la humildad, pero no al apocamiento y a la autocrítica negativa. Esa humildad está unida al reconocimiento agradecido del don de Dios, que nos hace hijos suyos por la gracia.
  • La falta de vibración, la visión humana y la tibieza espiritual se vencen mediante la humildad, la oración sincera, la sinceridad, el examen de conciencia. La reconciliación con Dios en la confesión y la devoción a la Virgen.

Tres años en el Opus Dei

menendez_clip_image002

Juan Carlos Menéndez Cubillo
Dependiente de una tienda de tejidos en Oviedo

(León, 24.XI. 1945- Oviedo, 11.XI.1964)

Una noche de insomnio

“Son las doce y media y no puedo dormir. Me levanto para escribir un poco…”

Intento imaginar, antes de continuar leyendo, qué sucedió aquella noche del 10 de noviembre. Juan Carlos lleva rato largo en la cama sin poder dormir. Reza. Piensa en sus diecinueve años de vida: su infancia en León; su trabajo actual en Oviedo como dependiente en una tienda de tejidos, donde pasa horas y horas atendiendo a los clientes tras el mostrador…

Piensa en los amigos del club de Avilés; en los partidos de fútbol;en su primera carta al Fundador solicitando la admisión en el Opus Dei…

“Padre: me he dado cuenta de que en mi vida había una fuerza que me llamaba hacia Dios, y aquí me tiene, dispuesto a luchar como el que más… le ruego que pida mucho por mí”.

Desde entonces han pasado ya tres años. Durante ese tiempo muchos amigos suyos se han acercado a Dios. Entre ellos, uno, Luís Ángel tiene especiales deseos de entrega a Dios en el Opus Dei, pero no acaba de decidirse. La próxima vez que se vean le gustaría decirle… Pasan los minutos. Intenta dormir de nuevo. Mira el reloj: las doce y cuarto.

Piensa en la conversación pendiente con Luís Ángel. Los dos tienen un carácter parecido, directo, claro. A los dos les gusta hablar a corazón abierto.

El sueño no acude. Las doce y media. Se levanta. Toma una cuartilla y un lápiz. Quizá escribiendo, podrá ordenar las ideas de esa conversación… Comienza:


“Son las doce y media y no puedo dormir. Me levanto para escribir un poco… ¿No te das cuenta de las maravillas que tenemos delante?

¿O es que estás tan sordo que no oyes la voz del Señor, tu Padre? Porque es tuyo, y mío y muy Padre…

¿O es que acaso no sientes en tus oídos esa llamada fuerte del Señor que te pide que seas generoso, que te des sin miedo, con generosidad, como Él lo dio todo, sin mirar atrás…?

Con el ejemplo y con el corazón en la mano, no con trozos… El Señor no quiere medias tintas: o todo, con caídas y victorias; o nada, porque Él es así.

Y tus ojos… ¿es que están tan espesos… que no ves las maravillas que el Señor nos está dando?

…Vale la pena abrir los ojos, porque al final de ese camino vas a encontrar la Vida llena de felicidad, llena de gloria y de dicha. ¿Te das cuenta como tienes que abrir los ojos y hacer que los demás los abran? Aunque sea a golpes, no te importe, pero lucha, lucha, que al final la victoria será tuya…

…Y tú, y yo, que nos creemos tan listos, ¿dónde tenemos la inteligencia, que pensamos nada más en lo humano todos los días y no vemos lo sobrenatural, la cantidad de milagros que se hacen todos los días?

Sí, ¡milagros!, porque milagros son el que un alma generosa, que un alma limpia -¡o sucia! no te importe- se entregue al Señor en cuerpo y alma, con todo lo que tiene o con nada, pero, eso sí, con un corazón muy grande, lleno de amor, lleno de cariño y lleno de juventud. ¿No es maravilloso? ¿No es para volverse loco? ¡Sí, loco! Bendita locura, ¿te das cuenta?

Y sin embargo, dejamos correr nuestra imaginación: si yo tuviera esto, si yo fuera lo otro… Porquería, todo basura que no sirve nada más que para manchar el corazón. Cosas mundanas, egoísmos, ambiciones… ¡Tíralo todo por la borda sin quedarte con nada!

Quédate muy pegado a la cepa, a esa cepa que es la cruz, es la cruz de cada día, la que pesa, la que cuesta llevar, la que te resulta molesta. Y llévala con generosidad, con la cabeza muy alta, con orgullo, como loco, porque es de locos, muy locos, el ser hijos de Dios.

Pero… ¡que buena es esa locura cuando es de amor, cuando es de gozo, porque se inunda el corazón, porque ya no puede más, porque notas que el pecho se hincha, que te va a estallar, y notas pena, y ganas de llorar, y ganas de reír, y de cantar, y de dar voces y gritos, y salir a las calles y decírselo a las gentes muy fuerte, con el alma en la mano!

Cuando sientas estas cosas dentro de ti es señal cierta de que has encontrado el camino: ese camino de santidad, ese camino de amor, y entonces, te vuelvo a decir: serás feliz.

Por eso te digo… que tenemos que quitar esas capas de nuestros ojos para poder ver, oír y pensar en la luz. Porque es luz en el camino, porque es cierto, el seguro; y en la vida, porque es la vida, tu vida; y tuya, porque sólo tienes esa, no la puedes cambiar como el que se cambia de camisa los domingos: es una para siempre.

Por eso te digo que la cuides y no la manches, que no la rompas, porque si la conservas, al final te pagarán bien: te la pagarán con santidad. Y no te marees pensando: es que yo tengo problemas, es que yo… es que yo… ¡siempre ese yo!

Tus preocupaciones se deben a que te preocupas mucho de ti mismo y te olvidas de los demás. Date a los demás. El darse a los demás es de tal eficacia que el Señor lo premia con una fe llena de humildad y de alegría…

“¿Acaso lo pensó Él cuando nos lo dio todo? Porque lo dio todo: no se quedó con nada, no pensó si tú o yo éramos merecedores de ello. Sólo pensó que éramos sus hijos, que nos quiere –pero ¡cómo nos quiere!- con calor, con fuego que quema en el pecho, con ese fuego que es el que se siente cuando lo tienes dentro, cuando lo llevas en el pecho. Piensa un poco a ver si no vale la pena el dar el Sí.

Pero un sí fuerte, un ¡quiero, Señor!

¡Quiero, porque no tengo miedo y porque no me importa morir, ya que para mí no será muerte, será cambio de casa; que aunque no soy nada, aunque soy como un cadáver, te quiero Señor, y no me importa seguir adelante, sin mirar atrás, con la vista en Ti, que lo eres todo!

Díselo tú también; díselo fuerte, que te oiga, que te ayude; y luego, perseverancia: que perseverar es de santos”.

En la tarde del día siguiente, 11 de noviembre de 1964, Juan Carlos falleció de improviso a causa de una trombosis que le sobrevino cuando estaba trabajando en la tienda. “Sacadme por la puerta de atrás”, dijo a los que acudieron a socorrerle. Era un buen cristiano y un buen profesional: quería evitarle ese mal trago a los clientes. Poco después entregó su alma a Dios.

Luís Ángel

Tiempo más tarde, su amigo, Luís Ángel García Rodríguez tuvo conocimiento de esta carta. Pidió que se la enseñasen, y tras rezarlo y meditarlo mucho, decidió entregarse a Dios en el Opus Dei. La gracia de Dios se sirvió de aquellas líneas para remover su corazón.

Fue poco el tiempo en que Luís vivió esa llamada a la plenitud de la vida cristiana en medio del trabajo: sólo nueve meses. Dios se lo llevó –de forma repentina, igual que a su amigo Juan Carlos-, el 13 de agosto de 1965.

Durante esos nueve meses, meditó con frecuencia las palabras de su amigo: “Pero un sí fuerte, un ¡quiero, Señor! ¡Quiero, porque no tengo miedo y porque no me importa morir, ya que para mí no será muerte, será cambio de casa; que aunque no soy nada, aunque soy como un cadáver, te quiero Señor, y no me importa seguir adelante, sin mirar atrás, con la vista en Ti, que lo eres todo!