Archivo de la etiqueta: buena doctrina

Humildad y obediencia

index_clip_image0026


  • Humildad y obediencia son condiciones indispensables para recibir la buena doctrina. (n. 132, Forja)
  • Presentan a Jesús un enfermo, y El le mira. –Contempla bien la escena y medita sus palabras: «confide, fili» –ten confianza, hijo. Eso te dice el Señor, cuando sientes el peso de los errores: ¡fe! La fe es lo primero; después, dejarse llevar como el paralítico: ¡obediencia interior y sumisa! (n. 231, Forja)
  • Hoy, cuando el ambiente está lleno de desobediencia, de murmuración, de trapisonda, de enredo, hemos de amar más que nunca la obediencia, la sinceridad, la lealtad, la sencillez: y todo, con sentido sobrenatural, que nos hará más humanos. (n. 530, Forja)

Escribe San Francisco de Sales en su Tratado del Amor de Dios

Todo es seguro dentro de la obediencia y todo se vuelve sospechoso fuera de ella. Cuando Dios concede sus inspiraciones a un alma, la primera es la de la obediencia…

Por esa razón, aquel que dice que actúa por inspiración de Dios, pero se niega a obedecer a sus superiores y a secundar sus recomendaciones, es un impostor. Todos los profestas y predicadores inspirados por Dios han amado siempre la Iglesia, han guardado su doctrina, han sido aprobados por ella…

San Francisco, santo Domingo y el resto de los Padres de las órdenes religiosas, se consagraron al servicio de las almas después de una inspiración extraordinario, y precisamente por eso, se sometieron más humilde y sinceramente a la sagrada jerarquía de la Iglesia.

Por eso, las tres señales mejores y más seguras de la inspiración verdadera son:

la perserverancia, frente a la inconstancia y la frivolidad

la paz y la serenidad del alma, frente a la angustia y el falso celo

la obediencia humilde, frente al afán singularizarse y la terquedad