Archivo de la etiqueta: aspirante opus dei

Aspirante al Opus Dei


es un joven menor de edad que ha decidido, en la intimidad de su alma y de su corazón, entregarse espiritualmente a Dios, y que se encuentra en una etapa de discernimiento.

— El aspirante no tiene obligaciones ni vínculo jurídico de ningún tipo con el Opus Dei.

—Se encuentra en un periodo de santidad, de búsqueda del querer de Dios en su vida, donde quizá se presente la incertidumbre interior, por la que han pasado algunos santos.

Ya está entregado a Dios, pero debe confirmar, con sus hechos, durante estos años, que Dios le pide que realice esa entrega durante su vida en esta partecica de la Iglesia que es el Opus Dei.

—Si al finalizar este periodo de discernimiento, tanto el aspirante como los directores del Opus Dei ven que ésa es la Voluntad de Dios para su alma, puede pedir la admisión en el Opus Dei y luego, comprometerse jurídicamente cuando cumpla la mayoría de edad.

—Los directores tienen la obligación de valorar si el aspirante posee las cualidades indispensables para cumplir las obligaciones que comporta la vocación al Opus Dei, y si se está esforzando por buscar la santidad personal, según el espíritu y la ascética propios de la Obra.

— Tras la petición de admisión (“pitar”) se abre un largo periodo en el que deberá reafirmar su entrega y renovar su compromiso jurídico, año tras año, cada 19 de Marzo, hasta que se le conceda la admisión jurídica definitiva, al cabo de siete años, en una etapa en la que la muchos jóvenes responsables están acabando su carrera y planeando su matrimonio.

Un caso específico: ¿Qué significa la expresión: soy aspirante en el Opus Dei?



  • Significa, en esencia, que soy un joven cristiano que ha entregado su vida a Dios, por Amor; y que quiero hacer durante mi vida, libremente, ante todo y sobre todo, la Voluntad de Dios, como Cristo hizo la voluntad de su Padre.
  • San Mateo: Oración de Jesús en el Huerto: “De nuevo se apartó por segunda vez y oró diciendo: Padre mío, si no es posible que esto pase sin que yo lo beba, hágase tu voluntad. [43]
  • Diálogo de san Josemaría con Sofia Varvaro sobre la Voluntad de Dios.

  • Ahora estoy entregado a Dios, en la Iglesia, empeñado en la tarea de la Evangelización.

  • Pero no formo parte jurídicamente de esa partecica de la Iglesia que es el Opus Dei, aunque esté tan unido afectivamente con los ideales de las personas del Opus Dei.
  • No soy del Opus Dei. Aspiro a serlo. Pero tanto ahora como cuando pida la admisiónpitar(si se confirma que ésa es la Voluntad de Dios para mí) y cuando, con la mayoría de edad, me comprometa jurídicamente, como es mi deseo, lo único que me importa es cumplir la Voluntad de Dios.

  • Eso supone vivir la abnegación cristiana: quiero que Cristo viva en mí.
  • Durante este tiempo de discernimiento de mi vocación, estoy luchando para santificarme día a día, en cada momento concreto, sin sensación de provisionalidad, viviendo las virtudes humanas y cristianas —especialmente la reciedumbre, la sinceridad, la laboriosidad, la Santa Pureza, la generosidad— preparándome para realizar en mi vida la Voluntad de Dios para mí, y disponiéndome a seguir con fidelidad a Cristo.
  • Mi situación actual no puede ser de media entrega a Dios, o de simple espera, ya que, aunque no tengo ningún deber ni obligación jurídica con el Opus Dei, debo poner ahora –como durante toda mi vida- los medios sobrenaturales y humanos para cumplir el Primer Mandamiento de la Ley de Dios: amar a Dios con todas mis acciones, con mi alma, con mi mente y mi corazón.

Soy aspirante. ¿Tengo deberes jurídicos?

  • No.

A partir de los catorce años y medio los jóvenes pueden ser aspirantes: es pueden ser personas que aspiran a ser del Opus Dei en el futuro , pero no pueden pedir todavía la admisión, porque no tienen la edad mínima requerida.

—Para ser aspirante hay que escribir una carta, dirigida al Vicario Regional del Opus Dei. Con esa carta no se contrae ningún deber jurídico, ni origina ninguna obligación determinada (por ejemplo, a vivir todo el plan de vida propio de una persona del Opus Dei).

Esa carta es la simple expresión de un deseo firme y libre.

—Si el aspirante persevera en su propósito y las personas del Opus Dei a las que corresponda lo autorizan, al cumplir los dieciséis años y medio puede escribir una carta — dirigida al Prelado del Opus Dei si desea ser Numerario o Agregado; o al Vicario Regional de la Región si desea ser Supernumerario—, solicitando la admisión en la Obra.

—El hecho de que para solicitar la admisión como Numerario o Agregado se escriba al Prelado y para solicitarla como Supernumerario se escriba al Vicario Regional, no significa una distinción de vocación o de “grado”. Responde, simplemente, a una razón práctica de distribución de trabajos y competencias.

  • Solicitud de admisión.

Pasados por lo menos seis meses tras la solicitud de admisión, se contesta:

    – se acepta positivamente la solicitud al interesado;

    -o se estudia con el interesado cúal es el camino a seguir. Esto se hará siempre persona a persona, atendiendo a cada circuntancia y situación. En unos casos se concretará, por ejemplo, en qué aspectos deberá esforzarse más una persona, pidiendo ayuda al Señor.

    Y siempre, se rogará al Espíritu Santo para que ilumine con su gracia y ayude a discernir lo que Dios quiere para cada alma.

  • La Oblación

Cuando ha transcurrido un año por lo menos desde la Admisión, el Vicario Regional, con el voto consultivo de la Comisión (o de la Asesoría Regional, si se trata de una mujer) puede concederle que se incorpore al Opus Dei temporalmente, mediante la Oblación.

Por tanto, sólo puede contraer un compromiso jurídico con la mayoría de edad.

  • La Fidelidad

Pasados al menos otros cinco años desde la Oblación, se le podrá conceder que se incorpore definitivamente al Opus Dei, por la Fidelidad.