Archivo de la etiqueta: alegria en la esperanza

Los cristianos de los primeros siglos dieron testimonio de alegría ante sus contemporáneos, incluso a la hora del martirio

index_clip_image002_00051

Pastor de Hermas: Una persona alegre obra el bien, gusta de las cosas buenas y arada a Dios. En cambio el triste siempre obra el mal (Mand. 10, 1)

San Atanasio Carta 14: “Los santos, mientras vivían en este mundo, estaban siempre alegres, como si siempre estuvieran celebrando la Pascua”.

San Juan Crisóstomo: “Los seguidores de Cristo viven contentos y alegres” (Hom. sobre S. Mateo, 38).

San Agustín: “Estad alegres en el Señor, no en el mundo, es decir: alegraos en la verdad, no en la iniquidad; alegraos en la esperanza de la eternidad, no en la flor pasajera de la vanidad. Ésta debe ser vuestra alegría; y en cualquier lugar en que esteis y todo el tiempo que asuí estéis, El Señor está cerca; no os inquietáis por cosa alguna” (Sermón 171)


¿Por qué sonries?

En Pérgamo (Asia Menor) fue martirizado en el siglo II el diácono Papilo y Carpo. Durante el proceso Papilo declaró:

“He servido a Dios desde mi juventud; nunca he sacrificado a los ídolos porque soy cristiano.

Después de los tormentos Papilo y Carpo fueron condenados a ser quemados vivos. Despojaron primero a Papilo de sus vestiduras y lo crucificaron. Luego pusieron el madero de pie y encendieron un fuego en la base. La llama comenzó a subir, y Papilo murió serenamente, rezando.

Pasaron luego a Carpo, y al verlo sonreír le preguntaron:

– ¿Por qué sonríes?

– He visto la gloria del Señor y estoy lleno de alegría. Bendito seas tú, Señor Jesucristo , Hijo de Dios, porque soy un pecador y me has hecho digno de tu suerte.