Archivo de la etiqueta: agotamiento

Santificar el trabajo y el descanso

Trabajar: la suma del trabajo y del descanso


  • El trabajo exige esfuerzo, y el esfuerzo lleva al cansancio.
  • Trabajar y descansar son dos realidades que forman parte del camino del hombre en este mundo, y por tanto forma parte del camino de su santidad, porque la santidad no es algo alejado de lo terreno: el santo se hace en su persona: alma-cuerpo.
  • Los discípulos de Cristo siguen su ejemplo. El Evangelio nos muestra a Jesús trabajando (primero como carpintero, luego predicando) y descansando con sus amigos (Lázaro, Marta y María) o con los Apóstoles.
  • Santificar el trabajo incluye santificar el descanso, porque el descanso forma parte del trabajo bien hecho: para trabajar bien se necesita descansar.
  • Por tanto, aquel cristiano que no hace más que trabajar no se santifica, ya que no se es más santo porque se trabaje más y con mayor trepidación, sino porque ese trabajo se haga humanamente con perfección y sobrenaturalmente cara a Dios.
  • Trabajar humanamente bien significa cultivar la reciedumbre para trabajar y descansar el tiempo que se debe, cuando se debe y del modo que se debe.

Algunas manifestaciones de falta de reciedumbre: trabajar hasta el agotamiento físico o psíquico; el llamado “culto al trabajo”; la “profesionalitis”, etc. Todas estas manifestaciones suponen un desorden en lo humano –puede acabar desencadenando alguna enfermedad- y en lo espiritual.