Archivo de la etiqueta: actividades

Recuerdos de un voluntario de Sui

Cristobal Medina, un voluntario de Sui, recuerda su encuentro con Vicente: “me explicó qué era SUI: una Asociación Universitaria que había nacido pocos años antes, cuando un grupo de universitarios de Madrid, sensibilizados ante el gran problema de los chicos que viven en las zonas marginales del extrarradio, habían empezado a atender, todos los fines se semana, a los niños del poblado chabolista de El Pozo del Huevo.

-¿Por qué no te vienes -me propuso- con nosotros este fin de semana?

Accedí, con una mezcla de curiosidad e inquietud. Era un mundo desconocido. Mi primera visita a aquel poblado del Pozo del tío Raimundo, cerca de la Celsa, me impresionó muchísimo.

A mí me sucedía como a miles de personas de Madrid: ignoraba cuántos problemas hay a muy poca distancia de mi propia casa. Cientos de niños vivían en chabolas sin las mínimas condiciones de higiene. Me fijé que de vez en cuando se acercaba una pareja de jóvenes de aspecto extraño:

-Son los pinchauvas -me explicó uno de los gitanillos.

Los pinchauvas -los drogadictos- recorrían las chabolas con mirada ansiosa; entraban en una; compraban la droga y se iban corriendo a un muro cercano a inyectársela; todo, ante la mirada indiferente, tristemente acostumbrada, de estos niños.

Y así es como, gracias a Vicente, empecé a colaborar en SUI: iba cada fin de semana con un grupo de amigos a hacer todo lo que estuviera en mi mano por aquel grupo de veinte niños, que estaban sin escolarizar, que no tenían futuro alguno en la vida, y que ya empezaban a dar los primeros pasos en el camino de la delincuencia: jugábamos al fútbol, hablábamos con ellos para inculcarles algunos valores -el trabajo, la disciplina, la honradez-, hacíamos excursiones a la sierra…

Para algunos, era la primera vez que salían de sus chabolas y suponía todo un reto enseñarles algunos hábitos elementales de comportamiento que nadie les había enseñado.

Habían crecido en hogares problemáticos, sin atención, sin educación alguna; sólo en el mejor de los casos, sus padres tenían un oficio, y se dedicaban a la fruta y la chatarra; muchos eran nómadas, por lo que resultaba muy difícil integrarlos en el colegio de una forma estable.

Poco a poco, Vicente me fue explicando “las señas de identidad” de SUI, que nacía para promover la solidaridad, especialmente con los jóvenes de las zonas marginales de las grandes ciudades y los que viven en las zonas más pobres de Hispanoamérica; con los enfermos, con los ancianos en soledad; con los niños abandonados, colaborando con todas las entidades que se ocupan de esas personas -asistentes sociales, párrocos, etc- a lograr sus objetivos.

Me explicó también que todas las actividades con aquellos chicos de los chabolarios del extrarradio de Madrid debían complementarse siempre con una preceptuación personalizada; cada voluntario debía responsabilizarse de un chico, como máximo de dos; teníamos que plantearnos objetivos concretos, por difíciles que pareciesen: su escolarización, su integración en este punto, en otro.

La Celsa, Madrid

Guardo esta imagen grabada en mi retina: Vicente hablando con uno de esos niños entre los desperdicios del chabolario, intentando ayudarle, en medio de la chatarra y la miseria.

No era una tarea sencilla. Sin embargo, a pesar de esas dificultades hicimos lo que pudimos: intentamos enseñarles a escribir, a darles algunas nociones elementales de matemáticas… Debo reconocer que era muy difícil.

También primero de ingeniería me resultó muy difícil, con lo cual, durante el curso 90-91 no pude asistir a las actividades de SUI. Pero Vicente me fue contando cómo iba creciendo la Asociación, adaptándose a las nuevas situaciones con las que se iban encontrando aquellos niños. Él, por ejemplo, comenzó a ir al Ruedo, un edificio en Moratalaz, donde habían realojado a muchos de los muchachos que habíamos tratado en el Pozo del Tío Raimundo. Ahora luchaba para que se integraran bien en la sociedad; para que se formaran bien humanamente y encontraran un trabajo.

Procuraba trasmitirles todo lo que poseía: a muchos de esos chicos, católicos, pero que no habían hecho la Primera Comunión por desidia o desinterés de sus padres, les ayudó a hacerla. Les daba la formación cristiana que él había aprendido en su casa y en el Opus Dei. Organizó actividades de teatro; fue de excursión con ellos muchos fines de semana; organizó charlas para sus padres, de formación familiar.

A finales de segundo de carrera volví a participar en SUI. Muchos de los chicos que vivían en las chabolas por las que yo iba años atrás estaban ya realojados y otros voluntarios seguían atendiéndoles; entonces Vicente, y los que colaboraban con SUI, me propusieron que comenzase en un sitio nuevo. Y ésa fue luego mi tarea en tantos lugares donde trabajó el voluntariado: dar los primeros pasos, hasta que se creaba por fin un grupo más organizado.

Fui, durante ese año, y todo el tercer curso de carrera, a un chabolario que estaba a lo largo de una carretera, en San Fernando de Henares. El espectáculo, al llegar, fue muy penoso: les habían quemado la mayoría de las chabolas y estaban reconstruyendo sus casas -por llamarlas de algún modo- con cartones y latas viejas.

No tenían agua ni luz. Aquellos niños estaban todavía en una situación peor que los otros, porque la mayoría eran de origen portugués: no sabían español, y les resultaba todavía más difícil la integración en la escuela. Hicimos por ello lo que pudimos: actividades deportivas, de lectura, de escritura, de integración social, de catequesis…

Un farol encendido

Indígenas con los huipiles tradicionales

Vicente Martinez impulsó, como Secretario general de SUI, numerosas iniciativas de solidaridad con los niños marginados. Excursiones, clases, festivales de Navidad, deportes, etc. Siempre con respeto a la libertad de esos chicos y con profundo sentido cristiano: durante una Semana Santa promovió la representación, por parte de esos muchachos de una obra de teatro sobre la Pasión del Señor, a la que asistieron, gozosos, sus padres.

Sabía, como enseña san Josemaría, que todo aquello era su camino de santidad: sus clases en el colegio de Los Olmos, donde era especialmente querido; sus estudios de doctorado que llevaba con rigor; su vibración apostólica.

Su afán evangelizador nacía de su oración. “El apostolado se hace siendo santos”, anotó el 26 de enero de 1994 en su agenda. Y escribió el 25 de abril: “Que ningún día pase en balde para el apostolado”.

Agradecía con frecuencia su vocación al Señor. ” El farol encendido por Dios -anotó el 18 de febrero-. Dios nos ha llamado para atraer. Lo único importante de mi vida”.

Niña indígena cakchiquel

Durante el último periodo de su vida, se fue uniendo cada vez más fuertemente con el Señor. Tenía la misma urgencia y vibración espiritual interior que cuando pidió la admisión en el Opus Dei, y sentía un afán por acercarse a Dios, por hacer el bien a los que le rodeaban.

Durante el mes de agosto de 1994 viajó a Guatemala para promover una escuela agrícola impulsada por miembros del Opus Dei en el área de Tecpán, una de las zonas más necesitadas de Guatemala, en la que los habitantes -inditos cakchiqueles- viven en una situación de extrema pobreza.

Al mismo tiempo se dio una extensa catequesis para cientos de niños, junto con clases de prevención del cólera y de apoyo escolar. Hizo para esos días este propósito: “santificar el momento y no esperar circunstancias ideales”; y se puso este punto de lucha: “espíritu de servicio”.

A lo largo de ese mes dedicó sus mejores esfuerzos a dar catequesis y clases a los indigenas, aunque para ello hubiese que recorrer varias horas en furgoneta por unos caminos malos de piedra y tierra, entre precipicios. Se daban clases de conceptos sanitarios elementales contra el cólera; de alfabetización; de promoción de las hijas (en esa zona la mujer sufre un grave desprecio social); etc. Era un programa intenso, muy complejo, que se dirigía a niños, a jóvenes y a personas maduras.

Preparaba con mucho sentido profesional todas esas actividades y los trabajos de voluntariado de cada día, tanto con los pequeños como con los mayores: “hacerlo bien -escribió en su agenda-. Trabajar como el mejor. Rectitud de intención”.

Campesinos de Tecpán, durante la promoción de la escuela agrícola Utz Samaj

El día 30 de julio anotó en su agenda: “Mortificación: últimas piedras. Estar dispuesto a lo que sea”.

El domingo día 31 de julio se trasladó a la ciudad de Guatemala junto con un sacerdote agregado de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

Durante el viaje hicieron un rato de oración, y estuvo considerando un texto en el que aparecía varias veces la frase: “Vive hoy como si fuera el último día de toda tu vida”.

Estaba leyendo un libro titulado En la intimidad con Dios y tenía marcado el pasaje que habla de la Muerte y la Pasión de Cristo en la Cruz. En los Evangelios había señalado la página en el pasaje de la Resurección de Lázaro.