Archivo de la etiqueta: aceptar realidad

Aceptar la realidad

  • Aprender a aceptar la realidad, los propios defectos, los errores del pasado y a las personas que nos rodean.
  • Las cosas son como son y no como desearíamos que sean. Tenemos que partir de un visión objetiva de lo que nos rodea para intentar cambiar lo que no se adapta al plan de Dios.
  • Aceptar los propios defectos, fallos y limitaciones: intentar mejorar, pero sin desasosiegos ni inseguridades.

  • Esto no significa resignarse con tristeza ante los propios fallos, ni significa asumir que nuestros defectos son insuperables, sino intentar mejorar con sentido positivo, optimista, esperanzado.

  • Lleva a evitar las continuas reflexiones existenciales, y a aceptar con humildad y esperanza los errores que hayamos cometido en el pasado, luchando contra cualquier sentimiento de rencor o venganza, contra los recuerdos de sucesos amargos y tristes, y las actitudes nostálgicas y melancólicas.
  • Aceptar a los demás con sus virtudes y defectos. Esforzarse por comprenderlos tal como son, con caridad; sin que eso lleve a idealizarlos por falta de conocimiento.
  • Eso no significa aprobar todo lo que hagan; pero llena a no recordarle a los que nos rodean sus defectos, fallos y limitaciones: vivir la corrección fraterna y la caridad de Jesucristo en las relaciones humanas.
  • No darle a los defectos de los otros más importancia de la que tienen.
  • Ser tolerantes con los fallos de los otros, ayudándoles a superarlos.

¿Qué es la madurez humana y cristiana?

index_clip_image001_00014


  • El joven maduro pone los medios para conocerse cada vez mejor a sí mismo

Aunque en términos absolutos no puede hablarse de un joven maduro, ya que la madurez necesita del paso de los años, si que puede hablarse de un joven maduro en términos relativos.

Para ser un joven maduro se requiere:

  • Buscar un equilibrio entre la razón y la afectividad, cultivando la libertad y la responsabilidad.
  • Educar la imaginación y vivir en el presente.
  • Educar los impulsos y los estados de ánimo.
  • Aprender a aceptar la realidad, los propios defectos, los errores del pasado y a las personas que nos rodean.
  • Evitar las malas comparaciones con los demás, sin estar pendientes de “qué dirán”.
  • Mostrarse a los demás, con sencillez.
  • Aprender a tomar decisiones, sin precipitaciones y sin miedos exagerados a equivocarse.
  • Procurar cultivar el sentido del humor y el optimismo.