Obras de misercordia

Las obras de misericordia tienen un sentido profundamente cristiano. La misericordia se atribuye máximamente a Dios: Dios, que es rico en misericordia, movido del excesivo amor con que nos amó aun cuando estábamos muertos por los pecados, nos dio vida juntamente en Cristo (Ephes. II, 4)

Jesucristo tomó nuestras flaquezas y llevó sobre sí nuestras enfermedades (Is. LIII, 4; cfr. Matth VIII, 17).

  • Sed misericordiosos como también vuestro Padre es misericordioso (Luc. VI, 36), y también: cuanto hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeñuelos, conmigo lo hicisteis (Matth. XXV, 40).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *