IV. La declaración del milagro

El referido milagro presentado para la beatificación había tenido lugar en 1976, y el relativo proceso fue instruido por la Curia diocesana de Madrid en 1982.

La reunión de la Consulta médica sobre el milagro tuvo lugar el 30 de junio de 1990. Se ha dicho que uno de los médicos de la Consulta estaba vinculado al Opus Dei. No hay en esto nada de particular: es normal que, cuando se trata de examinar las virtudes de un siervo de Dios, un miembro de la Orden o Congregación a la que haya pertenecido esté entre los Consultores. En el caso del milagro asisten a la reunión de los Médicos el Secretario y el Subsecretario del Dicasterio, el Promotor General de la Fe y un oficial encargado ad hoc. Por otra parte, tanto los Médicos como aquellos que han asistido a la reunión, así como los Consultores teólogos, están ligados por el juramento que es garantía de objetividad. También el siguiente Congreso de Consultores teólogos, el 14 de julio de 1990 se pronunció por unanimidad sobre la autenticidad del milagro, así como lo hizo después la Congregación de Cardenales y Obispos.

Ouisiéramos poner fin a estas notas, retornando la conclusión del voto del Promotor de la Fe, como resultado de un prolongado y profundo examen en el seno del Congreso peculiar de los teólogos para el examen de las virtudes heroicas: “Mantengo, en base a los testimonios procesales, que la prueba más sólida de la autenticidad del elevado grado de vida mística a la que llega el Siervo de Dios, viene precisamente de su continuado esfuerzo por identificarse con la voluntad divina y por la humildad que … después de 50 años de sacerdocio intensamente vivido hacía que él se considerase todavía como un niño que balbucea“.

Por último, consideramos un deber señalar, que antes de proceder a la beatificación, el Santo Padre ha querido confiar a una Comisión especial la tarea de confirmar que se podía proceder con tranquilidad a la beatificación. Dicha Comisión, después de madura reflexión, ha dado al Santo Padre el parecer favorable para la prevista celebración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *