Dimensión subjetiva y objetiva de la universal vocación cristiana

Dios llama a todos a la santidad por el Bautismo. La universalidad de la vocación a la comunión con Dios en Cristo, que significa directamente que todos están llamados, pero encierra dentro de sí varios aspectos o dimensiones que es oportuno explicitar. Ese significado más directo de la universalidad de la vocación a la santidad podemos designarlo como dimensión subjetiva, en el sentido de que todos los hombres son personalmente llamados; en íntima conexión con ella está lo que llamaremos dimensión objetiva de la universalidad de la vocación cristiana, es decir, el hecho de que todas las realidades que configuran la vida de cada uno, propias de su situación en la Iglesia y en el mundo, son lugar y medio de santificación y apostolado cristiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *