Algunas manifestaciones de desprendimiento

index_clip_image002_00041


Abandono en Dios

Cristo nos enseñó a vivir abandonados en las manos de nuestro Padre Dios

“no os inquietéis, en orden a vuestra vida, sobre lo que comeréis; ni en orden a vuestro cuerpo, sobre qué vestiréis. Importa más la vida que la comida, y el cuerpo que el vestido. Fijaos en los cuervos: no siembran, ni siegan, no tienen despensa, ni granero; y, sin embargo, Dios los alimenta. pues, ¡cuánto más valéis vosotros!…

Mirad cómo crecen los lirios: no trabajan, ni hilan; y, no obstante, os aseguro que ni Salomón, con toda su magnificencia, estuvo jamás vestido como una de estas flores. Pues, si a una hierba que hoy crece en el campo y mañana se echa al fuego, Dios así la viste, ¿cuánto más hará con vosotros, hombres de poquísima fe?

Sobriedad

  • La libertad interior del hombre ante los bienes y riquezas se denomina sobriedad.
  • En sentido estricto, la sobriedad es la moderación, en el comer y en el beber.

Uso del tiempo

Existe un “desprendimiento del tiempo”, que es quizá la riqueza personal que más cuesta entregar. A veces es más fácil hacer una limosna y desprenderse de algo de dinero que desprenderse de “mi tiempo“: tiempo para rezar; tiempo para ocuparse de los demás; tiempo para hacer un recado que me encarga mi madre; tiempo para escuchar a mi padre que quiere contarme algo; tiempo para hacer un favor a un amigo; tiempo para realizar obras de misericordia, como atender a enfermos que viven en soledad, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *