7. Decreto sobre un milagro del Beato Josemaría Escrivá de Balaguer

El Beato Josemaría Escrivá de Balaguer nació en Barbastro (España) el 9 de enero de 1902. En 1925 fue ordenado sacerdote en Zaragoza. El 2 de octubre de 1928, por inspiración divina, fundó el Opus Dei, con el que abría a los fieles de todas las condiciones un nuevo camino de santificación y de apostolado en medio del mundo, en el ejercicio amoroso del trabajo profesional y en el cumplimiento fiel de los deberes ordinarios. Falleció en Roma el 26 de junio de 1975, rodeado de amplia fama de santidad. El 17 de mayo de 1992, el Santo Padre Juan Pablo II lo beatificó solemnemente en la plaza de San Pedro.

También después de la solemne beatificación han sido numerosas las curaciones prodigiosas atribuidas a la intercesión del Beato Josemaría. Una de éstas es la del doctor Manuel Nevado Rey, cirujano traumatólogo de 60 años, que sanó de modo rápido, completo y duradero de una enfermedad en las manos que la Consulta Médica de la Congregación de las Causas de los Santos ha descrito como “Cancerización radiodermítica crónica grave de tercer grado en fase irreversible”. La enfermedad se había desarrollado a lo largo de treinta años, sin que en ese tiempo se hubiera aplicado ninguna terapia, y su pronóstico era infausto.

Sobre la prodigiosa curación, ocurrida en el mes de noviembre de 1992 en Almendralejo (España), la Curia arzobispal de Badajoz instruyó del 12 de mayo al 4 de julio de 1994 la investigación diocesana, que obtuvo el decreto de validez de la Congregación de las Causas de los Santos el 26 de abril de 1996.

A continuación, según las prescripciones del derecho, el caso fue sometido al examen de la antedicha Consulta Médica, que en la sesión del 10 de julio de 1997 declaró por unanimidad que la curación del doctor Nevado era científicamente inexplicable.

Se procedió luego al examen teológico de la curación: primero, en el Congreso Peculiar de los Consultores Teólogos, celebrado el 9 de enero de 1998; después, el 21 de septiembre de 2001, en la Congregación Ordinaria de los Padres Cardenales y Obispos, en la que intervino como Ponente el Emmo. Card. Pio Laghi. Los dos organismos dieron respuesta positiva unánime acerca de la existencia del milagro y de su atribución al Beato Josemaría Escrivá.

Recibida por el abajo firmante Cardenal Prefecto una esmerada y fiel relación de todo lo anterior, el Sumo Pontífice Juan Pablo II, acogiendo y ratificando el parecer de la Congregación, ha ordenado que se prepare el decreto sobre dicha curación prodigiosa.

Cumplida tal disposición y convocados en la fecha de hoy el Cardenal Prefecto, el Ponente de la Causa, el Secretario abajo firmante y otros, según la praxis acostumbrada, en su presencia el Santo Padre ha declarado: Existen pruebas del milagro obrado por Dios, mediante la intercesión del Beato Josemaría Escrivá de Balaguer, Sacerdote, Fundador del Opus Dei, esto es, de la curación muy rápida, completa y duradera del doctor Manuel Nevado Rey de una cancerización radiodermítica crónica grave de tercer grado, en fase irreversible.

El Santo Padre ha dispuesto que este decreto sea dado a conocer y que se incluya en las actas de la Congregación de las Causas de los Santos.

Roma, 20 de diciembre de 2001.

JOSÉ Card. SARAIVA MARTINS

Prefecto

EDWARD NOWAK

Secretario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *