31. ¿Y si los propósitos de mi oración no salen, un día y otro?

  • Tendrás que hacer como los buenos deportistas: intentarlo de nuevo, por amor, pidiéndole más ayuda a Dios.

  • Aconsejaba san Agustín: “Haz tú lo que puedas, pide lo que no puedes, y Dios te dará para que puedas”. (Sermón 43)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *