17. Yo me suelo distraer con cualquier cosa, y rezar me cuesta mucho esfuerzo…

  • Te puedes proponer, por ejemplo:

— sentarte más cerca del Sagrario.

— ir siempre con los Evangelios, o con algún libro de lectura espiritual.

— mirar una imagen que te ayude a orar.

— sentarte lejos de la puerta de la iglesia o de la capilla, para no distraerte con los que entran y salen.

— no arrellanarte en el banco, ni ponerte de modo que te acabes durmiendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *