Sentir y consentir

combate_clip_image002_0001


  • Como se ve, lo decisivo radica en la voluntad. Una cosa es sentir la tentación (no es pecado), y otra, muy distinta, consentir voluntariamente en la tentación: eso lleva a pecar.

  • En ese mismo sentido, no es lo mismo ver (sin consentir) que mirar (recreándose, consintiendo).
  • El cristiano debe luchar para amar a Dios con su alma y con su cuerpo. Esto recibe el nombre de lucha ascética. Algunas dimensiones en esa lucha son:

Un pensamiento en “Sentir y consentir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *