¿Para qué misión llama Dios a los laicos y sacerdotes en el Opus Dei?

escuela-primaria-de-eeuu-575521


  • La vocación al Opus Dei, en palabras de San Josemaría

    • “No estamos vosotros y yo en el Opus Dei, porque hayamos decidido llevar a cabo una obra buena, o aún nobilisíma. Estamos aquí porque Dios nos ha llamado, con una vocación personal y peculiar”. “Nos ha elegido en Cristo, antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha en su presencia por el amor” (Efesios, 1, 4)

  • Si me entrego a Dios en el Opus Dei, debo saber que, como en cualquier camino vocacional, no veré en esta vida gran parte de los frutos de mi entrega y de mi apostolado.
  • Sé también que el apostolado es algo gozoso y hermoso: gozoso, porque es parte del “ciento por uno”; hermoso y atractivo, porque significa participar en la aventura más maravillosa que puede soñar el corazón humano: ser instrumento de la gracia para ganar almas para Dios.

  • La vida en el Opus Dei es de entrega plena, sin regateos, ni condiciones.
  • El corazón y los sentimientos de un hombre plenamente entregado (es decir: plenamente enamorado) deben estar en Dios, y en los demás por Dios —como es propio de un alma enamorada—, pero sin sentimentalismos que lleven a amar menos a Dios.
  • La vocación en el Opus Dei abarca todas las facetas de la vida (trabajo, planes de futuro, etc.) y no sólo unos aspectos parciales.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón. con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas” (Marcos, 12, 30).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *