¿Cómo cuales?

  • Cada persona es distinta, pero hay algunas causas que se dan con cierta frecuencia:
    • En ocasiones, procede de conflictos internos diversos.
    • Otras veces son fruto de una visión egótica de la sexualidad, que no ha superado el nivel genital.
    • O es consecuencia de una inmadurez afectiva, de fracasos personales, de situaciones propias no aceptadas, de una huída de la realidad, etc.
    • Esos problemas pueden haber provocado una tensión sexual que el sujeto busca superar recurriendo a ese comportamiento, que le conduce muy pronto al vacío y al disgusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *