Visión de futuro

  • Conviene pensar con frecuencia en la proyección futura de cada adolescente, sembrando a corto y a largo plazo, con la paciencia del campesino que sabe que los frutos tardan en llegar.

  • Valorar los puntos fuertes y los puntos débiles de su formación cristiana. ¿Qué ha recibido? ¿Qué le falta? ¿Cómo le puedo ayudar para que adquiera lo que le falta? ¿Qué es lo más prioritario y urgente en su formación?
  • Ayudarle a conocer sus defectos y sus virtudes humanas y espirituales: fe, esperanza, caridad…
  • Conocer bien el punto concreto de la vida cristiana en que se encuentra.
  • Conviene que el padre y el educador se pregunten de vez en cuando: ¿Qué medios estoy poniendo y qué medios debería poner para ayudar mejor a este joven en su vida cristiana?

Un pensamiento en “Visión de futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *