Textos para reflexionar


¡Cultura, cultura! Bueno: que nadie nos gane a ambicionarla y poseerla. –Pero la cultura es medio y no fin (Camino, nº 345).

Muchas realidades materiales, técnicas, económicas, sociales, políticas, culturales…, abandonadas a sí mismas, o en manos de quienes carecen de la luz de nuestra fe, se convierten en obstáculos formidables para la vida sobrenatural: forman como un coto cerrado y hostil a la Iglesia. (Surco, 311)
Estudio, trabajo: deberes ineludibles en todo cristiano; medios para defendernos de los enemigos de la Iglesia y para atraer –con nuestro prestigio profesional– a tantas otras almas que, siendo buenas, luchan aisladamente. Son arma fundamentalísima para quien quiera ser apóstol en medio del mundo. (Surco, 48).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *