Respetos humanos

Nacen de la tendencia a vernos con los ojos de los demás. Muchos adolescentes y jóvenes, dependen casi por completo de la opinión de su novia, de sus amigos, de su clase, de la moda…

El cristiano maduro comienza a ser independiente cuando supera los respetos humanos y procura verse desde los ojos de Dios: cuando es ésa la única mirada que realmente le importa

Escribe Esparza: “Da pena quienes dependen tanto de la opinión ajena. Unos se las dan de independientes, otros van mendigando aprecio. Con tal de quedar bien, son capaces de sacrificar cualquier cosa. De ese modo se compromete seriamente la autenticidad’ de nuestras’relaciones.

“En cuanto nos reunimos unos cuantos -se dice en una novela-, no nos atrevemos a ser como somos en realidad, porque tememos ser distintos a como creemos que son nuestros semejantes, y nuestros semejantes temen ser distintos a como creen que somos nosotros.

Y, en consecuencia, todos pretenden ser menos piadosos, menos virtuosos y menos honrados de lo que realmenteson […] Es lo que yo llamo la nueva hipocresía […] antes la gente pretendía hacerse pasar por mejor de lo que era, pero ahora todos pretenden parecer peores.

Antes un hombre decía que iba a misa los domingos aunque no fuese, pero ahora dice que va a jugar al golf y le fastidiaría mucho que sus amigos descubriesen que en realidad iba a la iglesia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *