Reciedumbre y entereza ante las dificultades: comenzar y recomenzar, no desanimarse ante los propios fallos…

index_clip_image002_00002


  • Reciedumbre en el callar.
  • Reciedumbre y valentía en el hablar, como san Juan Bautista a Herodes

Los respetos humanos

Hay dificultades interiores y exteriores. Una de las mayores dificultades del cristiano es el miedo, la cobardía a la hora de confesar su fe con palabras y obras.

Ese miedo a confesar a Cristo se denomina respetos humanos.

  • San Juan Crisóstomo: «Lo que hay que temer no es el mal que digan contra vosotros, sino la simulación de vuestra parte; entonces sí que perderíais vuestro sabor y seríais pisoteados. Pero si no cejáis en presentar el mensaje con toda su austeridad, si después oís hablar mal de vosotros, alegraos. Porque lo propio de la sal es morder y escocer a los que llevan una vida de molicie. Por tanto, estas maledicencias son invetibles y en nada os perjudicarán, antes serán prueba de vuestra firmeza»
    • Los respetos humanos se vencen con amor de Dios.En su obra “Diálogo de Carmelitas” Bernanos cuenta la historia de dieciséis carmelitas mártires, que fueron ejecutadas durante la Revolución francesa. Una de ellas era una chica joven, Blanca, que había entrado en el convento porque tenía miedo a ser infiel a Dios en medio de la sociedad mundana.

      Sin embargo, durante su estancia en el convento comenzó la persecución religiosa y se le planteó el dilema: debía elegir entre la traición a Dios o el martirio por Dios. Huyó, avergonzada, llena de miedo y de respetos humanos.

      Pero luego recapacitó; le pidió fortaleza a Dios y al final se unió de nuevo a su comunidad y sufrió martirio en el cadalso tras de ellas, entregandosu vida por Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *