Reciedumbre en la comida, la bebida, la música, etc

  • Si fumo, ¿soy capaz de retrasar un cigarillo?
  • ¿Estoy pendiente habitualmente de lo que voy a comer y beber? ¿Hablo con mucha frecuencia de la comida y la bebida, dándole una importancia desmedida?
  • Si bebo, ¿soy capaz de no beber cuando lo decido?
  • ¿Como habitualmente hasta hartarme? ¿Bebo hasta límites imprudentes?
  • ¿Acudo de forma desordenada al frigorífico para picar algo entre horas?
  • ¿Me guío exclusivamente por el capricho y el apetito?
  • ¿Soy capaz de dominar mi apetito?
  • ¿Dejo habitualmente sin tomas los platos que no me gustan?
  • ¿Gasto dinero de forma inmoderada en la comida?
  • Si voy a un hotel y hay buffet, ¿como denodadamente por esa razón, hasta no poder más?
  • Si alguna vez –en un viaje, por ejemplo- no encuentro la comida que me gusta, en calidad o en cantidad, ¿me desasosiego, protesto, me irrito?
  • Cuando voy por la calle, cuando viajo, ¿llevo siempre los auriculares puestos para escuchar música, para alejarme de todo lo que me rodea?
  • ¿Me dejo llevar por el canturreo interior, para evitarme el esfuerzo de pensar?
  • ¿Soy capaz de estar tiempo sin escuchar la música que me gusta, por razones diversas (por mortificación cristiana, porque debo estudiar, etc.)?
  • ¿Soy incapaz de estar silencio? ¿Huyo del examen de mis propios actos y de la reflexión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *