Reciedumbre en el uso del tiempo, para hacer en cada momento lo que se debe hacer

  • ¿Me levanto a hora fija?
  • Los fines de semana, ¿me levanto mucho más tarde que lo habitual, sin ningún tipo de horario?
  • ¿Me he propuesto acostarme a una hora prevista por la noche?
  • Habitualmente, ¿tienen que recordarme varias veces que ya es la hora de que me levante o de que me acueste?
  • ¿Soy capaz de negarme a hacer algo que me apetezca?
  • ¿Actúo con desorden: por ejemplo, soy capaz de ver tres películas seguidas, me levanto el sábado a la hora de comer porque la noche anterior terminé hasta las tantas, etc.?
  • Cuando alguien me pide algo, ¿le dedico únicamente el tiempo imprescindible para cumplir o el estrictamente necesario para quedar bien?
  • ¿A qué hora llego por la noche los fines de semana, estén o no estén mis padres?
  • Si llego a una hora poco conveniente, ¿valoro la preocupación de mis padres, me doy cuenta de forma madura de su inquietud o me dejo llevar por el egoísmo y la frivolidad?
  • ¿El tiempo que no dedico a mis propias cosas me parece tiempo perdido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *