Algunas preguntas de interés:Por lo que se refiere al anuncio del Evangelio que se desea hacer, conviene que los padres y educadores se planteen con frecuencia:

—¿Conozco con profundidad el Evangelio?

— ¿He estudiado con rigor el Catecismo de la Iglesia Católica ?

— ¿Sé cuales son las respuestas de la Doctrina cristiana sobre las grandes cuestiones actuales?

— ¿Conozco los criterios morales clásicos de la dirección espiritual?

— ¿He estudiado con detenimiento los últimos documentos del Magisterio sobre los temas más candentes?

— ¿Conozco bien los textos de los santos y grandes autores espirituales sobre la materia de la que hablo?

— ¿Tengo el deseo habitual de actualizar mis conocimientos de formación cristiana?

— ¿Estoy al tanto de las nuevas publicaciones sobre la formación de la juventud o pienso —como actitud de amateur— que con lo que yo ya sé, con eso ya me vale?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *