Por lo que se refiere a los laicos y las cuestiones de moral

— ¿Cuento con la preparación adecuada o tiendo a delegar siempre, cómodamente, todas las dudas que me plantean los jóvenes en el párroco o en el sacerdote amigo? (Yo no sé nada de eso, pregúntaselo al cura y que él te diga).

— ¿Tengo presente la prudencia en los consejos en materia de ciencia moral? ¿Me erijo, siendo laico, en maestro de moral, sin serlo?

— ¿Soy consciente de que la prudencia del laico consiste precisamente en dudar ante las cuestiones específicas que debe resolver el sacerdote?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *