Nuevo Testamento

Cristo, que asume y experimenta la debilidad humana, es el modelo de fortaleza.

Tras la Resurrección de Cristo, Dios envió el Espíritu Santo a los Apóstoles y discípulos, que los llenó de fortaleza y valentía para predicar el Evangelio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *