No hay amor más grande que el Amor: ¡Vale la pena !

  • El afán por promover vocaciones debe estar muy presente en la vida de todo cristiano.
  • Recordaba Juan Pablo II:

“Un corazón joven es capaz de comprender esa “locura de amor” que se requiere para la entrega total. ¡No hay Amor más grande que el Amor, con la A mayúscula! Durante mi última peregrinación a España confesé a los jóvenes: “[…] os puedo asegurar que vale la pena dedicarse a la causa de Cristo y, por amor a Él, consagrarse al servicio del hombre.

¡Merece la pena dar la vida por el Evangelio y por los hermanos!” . Los jóvenes entendieron el mensaje e hicieron eco a mis palabras repitiéndolas a coro como un estribillo: “¡Vale la pena! ¡Vale la pena!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *