Los padres deben fomentar la vocación propia de cada uno

Enseña el Vaticano II:

En esta especie de Iglesia doméstica [la propia familia] los padres deben ser para sus hijos los primeros predicadores de la fe, mediante la palabra y el ejemplo, y deben fomentar la vocacíón propia de cada uno, pero con un cuidado especial la vocación sagrada.

Lumen Gentium, 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *