Las enseñanzas de la Iglesia

  • La Iglesia ha enseñado siempre la necesidad de vivir la mortificación cristiana.
  • La obra de la Redención continúa en la Iglesia, que centra su vida entera en el Santo Sacrificio de la Misa.
  • El Concilio Vaticano II enseñó:“

“En los varios géneros de vida y ocupaciones, es una sola la santidad que se cultiva por todos los que obran movidos por el Espíritu de Dios y que, obedeciendo a voz del Padre y adorando a Dios Padre en espíritu y en verdad, siguen a Cristo pobre, humilde y cargado con la cruz, para merecer participar de su gloria”(Conc. Vat. II, Const. dogm. Lumen Gentium n. 41).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *