El respeto a los demás


Conviene distinguir en primer lugar entre:

  • El respeto que debemos a todas las personas sin excepción , porque todas son hijos de Dios (y de todas las cosas creadas por Dios o que Dios ha puesto al servicio del hombre).
  • Y la manifestación del respeto que debemos a cada persona particular, según su circunstancia.

El respeto hacia las personas se manifiesta en:

  • El esfuerzo por tratar a cada persona diferente de modo diferente.
  • El empeño por no encasillar, criticar, ridiculizar o injuriar a nadie.
  • Cultivar el buen humor, evitando la burla, la zafiedad, la ironía y los comentarios que irritan a los demás.
  • Velar y preservar la intimidad de todos, sin airear detalles que no interesan a nadie.
  • Aprender a disentir, sin llegar nunca a los ataques personales.
  • Saber agradecer los favores que nos hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *