Dar respuestas cristianas vitales

  • Las respuestas vitales son las respuestas adecuadas a la propia vida. Para que Cristo entre en la vida de un joven, hay que ayudarle a ver y a contrastar su vida con la vida de Cristo:

a) Podrá meditar, por ejemplo, en la presencia de Dios, sobre el estilo de vida que lleva: los horarios, los gastos del fin de semana, etc.

Quizá sea bueno considerar qué influencia tienen sus amigos en su vida, y que modelos de conducta dominantes en la sociedad le influyen más.

b) Fruto de la formación cristiana es el deseo de unirse con Cristo mediante la oración y un plan de vida cristiana.

c) Esa formación le llevará a ir adquiriendo un espíritu de sacrificio que se manifieste en hechos concretos. Para eso debe examinar su capacidad de entrega a los demás; meditar dónde tiene su corazón: en quien piensa; qué obras de misericordia ha hecho su vida; qué sentido de la justicia cristiana posee, etc.

e) Conviene ayudarle a considerar en la presencia de Dios sobre su vocación y su ilusión profesional; sobre su dedicación real al estudio: qué ideales presiden realmente su vida: ¿son ideales de servicio? ¿son ideales magnánimos? ¿o son metas egoístas de mera realización personal?

f) Para dar una formación adecuada, es conveniente que la persona que de este curso se cerciore del conocimiento real del Catecismo de la Iglesia Católica. Si ha leído algún libro de vida cristiana, ¿en qué medida lo ha asimilado?

g) La persona que desea formarse debe reflexionar sobre sus nociones sobre la castidad (¿conoce realmente las enseñanzas de la Iglesia?). Debe ser consciente de los medios de comunicación que le influyen (¿tiene sentido crítico?)

i) También es bueno que la persona que desea formarse sea consciente de la educación que ha recibido en su ambiente familiar y en los centros docentes a los que ha asistido, porque no hay educaciones “neutras”. ¿De qué signo es la formación que ha recibido? ¿cristiana, laicista, inmoral, amoral, nihilista, pragmática, anticristiana, anticlerical, etc.?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *