Confundir el simple conocimiento de la fe con su vivencia.

Un simple ejemplo lo explicará: no basta con saber, desde el punto teórico, que las obras de misericordia son buenas: hay que hacer personalmente esas obras de misericordia para ir forjándose un corazón realmente cristiano; ya que se puede ser un “especialista teórico en la doctrina de Cristo” sin ser verdaderamente cristiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *