Comprender no es lo mismo que transigir

No es verdadera amistad la del que no intenta ayudar a su amigo en todo, la del que no le habla sinceramente por miedo a contristarle. No es cierto el refrán que asegura: “el que dice las verdades, pierde las amistades”: la experiencia cotidiana demuestra lo contrario, cuando se dice la verdad sin herir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *