27. Rectitud de intención:

Esta virtud lleva a actuar cara a Dios, conforme a nuestra conciencia rectamente formada, sin estar excesivamente pendiente de algo que rara vez se logra: agradar a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *