¿En su finalidad?

mortificacion_clip_image002_0000

Gran número de jóvenes se esfuerzan y mortifican severamente su cuerpo para alcanzar un logro humano: económico, físico o deportivo.

  • Hay personas que, igual que hace dos mil años, se escandalizan de la Cruz de Cristo (cfr. 1 Cor 1, 23). Se escandalizan de que haya cristianos que se mortifiquen, uniéndose a los sufrimientos de Cristo Crucificado y sin embargo no lo hacen cuando se mortifican y se niegan a sí mismos en otras actividades que exigen altas cotas de renuncia.
  • Para entender la mortificación cristiana hay que aceptar la posibilidad de que una persona se esfuerce para alcanzar un fin más alto que un logro deportivo, una buena silueta o una naríz armónica.
  • Como escribía san Pablo, el atleta es continente en todo, y sólo para alcanzar una corona perecedera; mientras que nosotros la esperamos eterna (1 Cor 9, 25).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *